Conoce los Centros Ceremoniales de los Toltecas

Los Toltecas fueron una de las civilizaciones mesoamericana que consiguió evolucionar la arquitectura en su tiempo, la cual estaba destinada primordialmente a fines religiosos y ceremoniales, tanto fue su buen trabajo en la construcción de Centros Ceremoniales Toltecas, que estos sirvieron de inspiración a otras civilizaciones.

CENTROS CEREMONIALES DE LOS TOLTECAS

Características y Funciones de los centros ceremoniales de los Toltecas

Los Toltecas fueron reconocidos por su gran contribución en la arquitectura en tiempos antiguos, esto derivó a que lo llamaran los maestros de obras. La edificación de pirámides y centros ceremoniales toltecas, fueron trabajadas con gran detalle que fueron y siguen siendo símbolo de una belleza única, en el desarrollo de estas le agregaron sus concepciones mitológicas y religiosas.

Los centros ceremoniales toltecas eran espacios donde se brindaba culto, respeto y veneración a los dioses. Estos se hallaban en el medio de las urbes de esta civilización, y habitualmente se identificaban por sus enormes espacios de forma cuadrangular, alzado sobre una plataforma de roca con incisiones perfecta, además de contar con unas escalinatas que se usaban para alcanzar la cúspide de estos. Asimismo, tenían grandes áreas cubiertas, sostenidas por travesaños de madera y columnas de roca.

Las columnas habitualmente estaban esculpidas con formas de guerreros o víboras emplumadas, así como escenas horripilantes de humanos y calaveras. Rodeando este tipo de construcciones habían otras obras elaboradas igualmente de piedras, que era donde habitaban la sociedad de alto nivel como los líderes, sacerdotes y funcionarios de esta sociedad.

El resto de las viviendas que estaban en la ciudad y que representaban a la sociedad de bajo nivel como los campesinos, artesanos y comerciantes, eran elaboradas con materiales de menos resistencia al tiempo como el ladrillo y el barro.

En el tiempo contemporáneo, han sido algunos los historiadores que han insinuado que la civilización tolteca es míticas, que simplemente esta fue una utopía de los aztecas para adjudicarse el nombre de descendientes de los expertos constructores. Sin embargo, las tradiciones náhuatl hacen hincapié, de que los toltecas fueron los precursores de la civilización y que estos  generaron una gran proyección en el arte, la arquitectura, la cultura.

CENTROS CEREMONIALES DE LOS TOLTECAS

Importantes Centros Ceremoniales de los Toltecas

Establecidos primordialmente como centro ceremoniales toltecas. Es importante destacar, que a pesar de que algunos de los templos aquí mencionados se relacionan a otras culturas vecinas, la arquitectura de los centros ceremoniales muestra una influencia muy marcada de la cultura tolteca. A continuación, detallaremos cuáles fueron las obras más significativas y magníficas creadas por esta civilización, estos son:

Templo Tlahuizcalpantecuhtli 

En cercanías a la Ciudad de México a 80 km de la remota Tenochtitlán ubicamos a Tula, que aproximadamente en el 700 a.D. era la metrópoli más floreciente de los toltecas y la región mesoamericana; se calcula que más de 85.000 habitantes vivieron allí. El nombre original de Tula, esta remota metrópoli tolteca era Tollan Xicocotitlan, que en náhuatl significa «lugar de los tul (un árbol grande) o juncos».

Se halla en el estado sureño de Hidalgo y se edificó en una pequeña montaña, lo que facilita su protección contra los conquistadores. Los toltecas que habitaban allí eran, en su mayor parte soldados, pero también estaba habitado por muchos campesinos.

Tula era una metrópoli económicamente importante, conocida por controlar el comercio de turquesa y obsidiana, su importancia era tan grande que su cultura se extendió a Yucatán, llegó a El Salvador e incluso a Nicaragua. El apogeo de Tula se debió a la caída de Teotihuacán, ya que muchas personas emigraron a lugares cercanos.

La historia del declive de esta ciudad no está muy clara, pero se cree que se debió a razones religiosas. Los creyentes del dios Quetzalcóatl discutían continuamente con los seguidores del dios Tezcatlipoca, quien se ganó y desterró a los discípulos de Quetzalcóatl de la ciudad.

Actualmente, la ciudad de Tula es un parque nacional donde se protegen edificios antiguos y lo que más llama la atención de los visitantes son sus centros ceremoniales, como:

El templo de Tlahuizcalpantecuhtli, fue cimentado alrededor de los años 1100, es una obra proporcionada y totalmente decorada. El templo de la escalera de 43 metros de altura termina en un ara; el detalle de este templo, manifiesta la ansia de esta cultura por los sucesos astronómicos.

Los muros de sus 5 solanas están esculpidos con cuantiosos frisos que figuran a una cuadrilla furiosa de ocelotes, coyotes y águilas que engullen corazones humanos, y alegorías del planeta Venus asociada con la diosa del amor en la cultura griega, Venus se muestra aquí como Tlahuizcalpantecuhtli, el Dios del amanecer una dios de carácter fuerte.

El templo de 9 metros de altura estrecha un largo cuarto con una cubierta de travesaños de madera y descansando sobre pilastras de piedra que simbolizan a los guerreros toltecas, mientras que las lumbreras del templo están ordenadas con Venus.

Huacapalco 

Todo el territorio de Huapalcalco, es apreciado como uno de los espacios más trascendentales de la civilización prehispánica, desde que los originarios toltecas se establecieron en esta parte. En esta área situada en la pendiente occidental del Cerro del Tecolote, en la que se incorporan con 2 conjuntos arquitectónicos. Además de embelesarse con los templos y otros descubrimientos antiguos, la región tiene muchas pinturas rupestres que datan de alrededor unos 13 mil años.

Fue la sede del Segundo Imperio Tolteca, antes de su migración a Tula; en este lugar se destaca el centro ceremonial  de tres partes con las características de Teotihuacan, su base mide 12 metros y su altura es de 8 metros. Asimismo, hay un altar donde se cree que sirvió como depósito de ofrendas, el conjunto de pinturas rupestres que tienen una antigüedad considerable como ya se mencionó, hace de este lugar una de las primeras áreas que se poblarán en el continente americano.

Templo de los Guerreros – Chichén Itzá

El templo de los guerreros de Chichén Itzá fue edificado más o menos en el año 1200 y es una de las obras más bellas y excelentemente mantenidas en este lugar. Particularmente, su edificación presenta cualidades parecidas a las del templo Tlahuizcalpantecuhtli en Tula metrópoli trascendental de los toltecas; especialmente, por su cimentación prácticamente la novedosa civilización maya-tolteca que se produjo aquí en Chichén Itzá.

De las características en relación a la arquitectura de los otros templos toltecas, podemos determinar las siguientes similitudes:

  • El concepto global del templo, que soporta un enorme santuario superior.
  • Se tiene la misma representación de un Chac Mool en la entrada.
  • Se un tipo similar de ornamentación, en cuanto a las águilas y ocelote en la base de las escaleras.
  • Posee unos pilares en forma de serpiente, con la cabeza en el piso y la boca abierta, mientras su cuerpo forma el eje y la cola se levanta para sostener el dintel de la entrada.
  • Al pie del templo, se topa con el mismo tipo de columnas con grabados de guerreros.

El templo de los guerreros había sido antepuesto como El Castillo, por una obra originaria que se halló dentro  del templo existente. El original templo también poseía un Chac Mool adentro y las formas arqueadas empleadas por los mayas.

Esta edificación consta de una plataforma de estructura cuadrada que tiene unas medidas aproximadas de unos 40 metros por cada lado. Tiene cuerpos escalonados que consisten en una pendiente y una cornisa adornada con bajorrelieves en los que vemos guerreros, águilas y ocelotes engullendo corazones humanos.

La escalera está orientada al oeste y presenta relieves de serpientes emplumadas cuyas cabezas sobresalen. Hay un templo de forma cuadrada con una base de 21 m de lado, dejando una amplia plataforma en el frente con pilastras decoradas con figuras de dioses y guerreros que alzaban vigas en el techo.

El frente del templo  está combinado por una pared inclinada y otra vertical, como un zócalo discontinuo por el acceso primero, y ornamentado en cada punto por un panel con tres caretas Chac sobrepuestas, 1 con la imagen del dios Kukulkán brotando de las boca de una serpiente emplumada con lengua bífida, y otras 3 caretas Chac en la esquina, una encima de la otra y con las narices curvadas y prominentes. Luego otro zócalo liso entre dos cornisas moldeadas, que termina con almenas en el techo, de las cuales no queda nada.

En la plataforma y frente a la entrada principal hay un Chac Mool, tiempo atrás fue visto como un dios que funcionaba como un mediador entre el Dios Supremo y la humanidad, para poder tomar las dádivas que ellos hacían.

Tzompantli

Este era un ara donde las cabezas sangrientas de los cautivos asesinados, fueron empaladas frente al público para glorificar a sus deidades. Es una distribución emanada de la costumbre entre los mesoamericanos de descabezar a las víctimas de oblaciones humanas y mantener sus calaveras en una especie de empalizada de madera. Este tipo de altares pueden ser visualizados en distintas partes de México como Chichén Itzá, Tula y en el Templo Mayor ubicado en el Centro de la Ciudad de México.

Si te pareció interesante este artículo de los Centros Ceremoniales Toltecas, te invitamos a disfrutar de estos otros artículos:

(Visited 4.146 times, 1 visits today)

Deja un comentario