Características de la civilización romana y significado

Se inició en una pequeña aldea de pescadores y campesinos, que a través de los siglos y gracias a la constancia y a la voluntad de sus habitantes se desarrolló hasta que la Civilización romana se convirtió en una de las más importantes del mundo antiguo y su influencia permanece muy vigente en el mundo actual.

CIVILIZACIÓN ROMANA

Civilización Romana

La antigua Roma, una de las más importantes civilizaciones del mundo antiguo, se inició en la que sería su principal ciudad,  la que a su vez lleva el nombre de Rómulo, quien según la leyenda fue su fundador. El centro de Roma se desarrolló dentro de la llanura pantanosa, delimitada por la Colina Capitolina, el Palatino y el Quirinal. Las culturas de los etruscos y los antiguos griegos tuvieron una influencia definida en la formación de la antigua civilización romana.

Roma en la antigüedad alcanzó la cima de su poder en el siglo II d.C. desde el territorio de la moderna Inglaterra en el norte hasta Sudán en el sur y desde Irak en el este hasta Portugal en el oeste. Roma legó al mundo moderno el derecho romano, algunas formas y soluciones arquitectónicas (por ejemplo, un arco y una cúpula) y muchas otras innovaciones (por ejemplo, el molinos hidráulico). El cristianismo como religión nació en el territorio de la provincia ocupada por el Imperio Romano, que después de seis años pasó a formar parte del Imperio Romano.

El idioma oficial del antiguo estado romano era el latín. La religión durante la mayor parte de su existencia fue politeísta, el emblema del imperio era el Águila Dorada (no oficialmente), después de la adopción del cristianismo, aparecieron los lábaros (el estandarte que instauró el emperador Constantino para sus tropas) con crismón (monograma de Cristo con las letras griegas Χ “ji” y Ρ “rho”).

Historia de la civilización romana

La forma de gobierno cambió con el tiempo de la monarquía, la república y finalmente el imperio. La historia del Civilización Romana tradicionalmente se puede dividir aproximadamente en Tres fases, con sus respectivas sub fases, para las cuales se aplican los siguientes períodos, no siempre precisos históricamente:

Monarquía (desde el año 754/753 hasta el año 510/509 a.C.)

República (desde el año 510/509 hasta el año 30/27 a. C.)

  • República romana temprana (509-265 a. C.)
  • República romana tardía (265 – 31/27 a. C.), a veces se distinguen dos períodos [1] :
  • La era de las grandes conquistas de la república (265-133 a.C.)
  • Guerras civiles y crisis de la República romana (133-31 / 27 a.C.)

Imperio (31/27 a. C. – 476 d. C.)

  • Primer Imperio Romano. Principado (31/27 a. C. – 235 d. C.)
  • Crisis del siglo III (235-284)
  • Imperio Romano tardío. Dominado (284-476).

CIVILIZACIÓN ROMANA

Período Monárquico y República

Durante el período monárquico, Roma era un pequeño estado que ocupaba sólo una parte del territorio del Lacio, la región de residencia de la tribu latina. Durante la República temprana, la civilización romana extendió su territorio de manera significativa a través de numerosas guerras. Después de la Guerra Pírrica, Roma inició su dominio sobre la Península itálica, aunque el sistema de control sobre los territorios subyugados aún no se había instaurado en ese momento.

Después de la conquista de Italia, la civilización romana se convirtió en un actor destacado en el Mediterráneo, lo que pronto la puso en conflicto con Cartago, un gran estado fundado por los fenicios en el norte de África. En una serie de tres Guerras Púnicas el estado cartaginés fue completamente derrotado y la ciudad misma fue destruida. En este momento, Roma también comenzó a expandirse hacia el este, subyugando a Iliria, Grecia y luego a Asia Menor, Siria y Judea.

Imperio Romano

En el siglo I a.C. Roma fue sacudida por una serie de guerras civiles, como resultado de las cuales el vencedor final, Octavio Augusto, sentó las bases del sistema del principado y fundó la dinastía Julio-Claudia, que, sin embargo, no duró un siglo.

El apogeo del Imperio Romano cayó en una época relativamente tranquila del siglo II, pero ya el siglo III estuvo lleno de una lucha por el poder y, como resultado, la inestabilidad política, la posición de política exterior del imperio se complicó. El establecimiento del sistema dominante por Diocleciano logró estabilizar el orden durante un período al concentrar el poder en el emperador y su aparato burocrático. En el siglo IV bajo los ataques de los hunos finalizó con la división del imperio en dos regiones, y el cristianismo pasó a ser en la religión oficial de todo el imperio.

En el siglo V, el Imperio Romano Occidental se convirtió en objeto de un activo reasentamiento de tribus germánicas, que finalmente socavó la unidad del estado. El derrocamiento del emperador del Imperio Romano Occidental, Rómulo Augústulo, por el líder alemán Odoacro el cuatro de septiembre de 476 se considera la fecha tradicional de la caída del Imperio Romano.

CIVILIZACIÓN ROMANA

Varios investigadores sostienen que la civilización romana fue creada por sus propios ciudadanos de manera original, que surgió sobre un sistema especial de valores que se desarrolló en la comunidad civil romana en relación con las peculiaridades de su desarrollo histórico. Estas características incluyen el establecimiento de una forma de gobierno republicano como resultado de la lucha entre patricios y plebeyos, así como las guerras casi continuas de Roma, que la convirtieron de una pequeña ciudad italiana en la capital de una gran potencia.

Bajo la influencia de estos factores, se formó la ideología y el sistema de valores de los ciudadanos romanos. Estaba determinado, ante todo, por el patriotismo, la idea de la elección especial del pueblo romano y el destino mismo de las victorias destinadas a ellos, sobre la civilización romana como el valor más alto, sobre el deber de un ciudadano de servirle con todas sus fuerzas.

Para ello, un ciudadano debía poseer coraje, perseverancia, honestidad, lealtad, dignidad, estilo de vida moderado, la capacidad de obedecer la disciplina en la guerra, la ley aprobada y la costumbre establecida por los antepasados ​​en tiempos de paz, honrar a los dioses patronos de sus familias, comunidades rurales y a la propia civilización romana. Una característica única de la antigua civilización romana era la ley romana, el concepto de igualdad y la capacidad de convocar a la corte a cualquier representante de la nobleza u oficial con la excepción del emperador.

Estructura del estado

Los poderes legislativos en el período clásico de la historia de la antigua Roma se dividieron entre magistrados, senado y asambleas romanas (comicios).

Los magistrados podían presentar un proyecto de ley (rogatio) al Senado, donde se discutía. Inicialmente, el Senado tenía cien miembros, durante la mayor parte de la historia de la República hubo alrededor de trescientos miembros, Sila duplicó el número de miembros, luego su número varió. Se obtenía un lugar en el Senado tras la aprobación de los magistrados ordinarios, pero los censores tenían derecho a depurar al Senado con la posibilidad de expulsar a senadores individuales.

CIVILIZACIÓN ROMANA

Los comités tenían derecho a votar sólo a favor o en contra y no podían discutir ni hacer sus propios ajustes al proyecto de ley propuesto. El proyecto de ley aprobado por los comicios recibió fuerza de ley. Según las leyes del dictador Quinto Publilio Filón en el año 339 a.C., aprobada por la asamblea popular, la ley se convierte en vinculante para todo el pueblo.

El poder ejecutivo más alto de la civilización romana durante el imperio se delegó en los magistrados más altos. Al mismo tiempo, la cuestión del contenido del concepto mismo de imperio sigue siendo controvertida. Los magistrados ordinarios fueron elegidos en las asambleas romanas.

Los dictadores que eran elegidos en ocasiones especiales y por no más de seis meses tenían poderes extraordinarios y, a diferencia de los magistrados ordinarios, no eran responsables. A excepción de la magistratura extraordinaria del dictador, todos los cargos en Roma eran colegiados.

La estructura social en la civilización romana

En la etapa inicial de desarrollo, la sociedad romana constaba de dos estados principales: los patricios y los plebeyos. Según la versión más común del origen de estas dos clases principales, los patricios son los habitantes indígenas de Roma y ​​los plebeyos son una población extranjera, que, sin embargo, tenía derechos civiles.

Los patricios se unieron primero en cien y luego en trescientos gens (clan o grupo de familias). Inicialmente, a los plebeyos se les prohibió casarse con patricios, lo que aseguró el aislamiento de la clase patricia. Además de estas dos clases, también había clientes patricios en Roma (esclavos que habían recibido su libertad y que después de su liberación permanecían al servicio de su antiguo propietario) y esclavos.

CIVILIZACIÓN ROMANA

Con el tiempo, la estructura social en su conjunto se vuelve notablemente más compleja. Aparecieron equites, personas no siempre de noble cuna, pero que se dedicaban a operaciones comerciales (los patricios consideraban el comercio una ocupación indigna) quienes concentraron una riqueza significativa en sus manos. Alrededor del siglo III antes de Cristo los patricios se fusionaron con los equites en la nobleza.

Sin embargo, la nobleza no estaba unida. De acuerdo con las ideas romanas, la nobleza de la familia a la que pertenece una persona determina el grado de respeto que se le tiene a él. Cada uno tenía que corresponder a su origen, y tanto las ocupaciones dignas (por ejemplo, el comercio) por una persona de noble cuna, como la gente común que había alcanzado una alta posición fueron igualmente censuradas.

Los ciudadanos también comenzaron a dividirse en ciudadanos por nacimiento y ciudadanos que han recibido derechos en virtud de una determinada ley. Personas de diversas nacionalidades (principalmente griegos) que no tenían derechos políticos, pero que desempeñaban un papel importante en la vida de la sociedad, también comenzaron a acudir a Roma. Aparecieron libertos, es decir, esclavos a los que se les concedió la libertad.

Matrimonio y familia

En el período temprano de la civilización romana, se consideraba que el objetivo y la esencia principal de la vida de un ciudadano era tener su propia casa e hijos, mientras que las relaciones familiares no estaban sujetas a la ley, sino que estaban reguladas por la tradición. Al cabeza de familia se le llamaba el “Pater familias” y controlaba a los hijos, la esposa y otros parientes (en las familias de clase alta, la familia también incluía esclavos y sirvientes).

El poder del padre consistía en que podía dar a su hija en matrimonio o divorciarse a voluntad, vender a sus hijos como esclavos, también podía reconocer o no reconocer a su hijo. La patria potestad también se extendía a los hijos adultos y a sus familias: solo con la muerte de su padre los hijos se convertían en ciudadanos plenos y jefes de familia.

La mujer estaba subordinada al hombre porque, según Teodoro Mommsen, ella “pertenecía sólo a la familia y no existía para la comunidad”. En las familias ricas, a una mujer se le otorgaba un puesto honorable, se dedicaba a la gestión de la economía. A diferencia de las mujeres griegas, las mujeres romanas podían aparecer libremente en la sociedad y, a pesar de que el padre tenía el poder más alto en la familia, estaban protegidas de su arbitrariedad. El principio básico de la construcción de la sociedad romana es confiar en la célula elemental de la sociedad: la familia.

Hasta finales de la República, existía un tipo de matrimonio cum manu, “a mano”, es decir, una hija, al casarse, pasaba al poder del jefe de familia del marido. Posteriormente, esta forma de matrimonio dejó de utilizarse y se empezaron a concertar matrimonios sine manu, “sin mano”, en los que la esposa no estaba bajo el control de su marido y quedaba bajo el control de su padre o tutor.

En la civilización romana el derecho preveía dos formas de matrimonio: En la primera forma la mujer pasaba de la autoridad de su padre a la autoridad de su esposo, es decir, era aceptada en la familia de su esposo.

En la otra forma de matrimonio la mujer seguía siendo miembro del antiguo apellido, mientras reclamaba la herencia de la familia. Este caso no era el más común y se parecía más al concubinato que al matrimonio, ya que la esposa podía dejar a su marido y regresar a casa en casi cualquier momento.

Educación

A los niños y niñas se les empezaba a enseñar a los siete años. Los padres ricos preferían la educación en el hogar. Los pobres utilizaban los servicios de las escuelas. Al mismo tiempo, nació el prototipo de la educación moderna: los niños pasaron por tres etapas de la educación: primaria, secundaria y superior. Los jefes de familia, que se ocupaban de la educación de sus hijos, intentaron contratar profesores de griego para sus hijos o conseguir que un esclavo griego les enseñara. La vanidad de los padres los obligaba a enviar a sus hijos a Grecia para una educación superior.

En las primeras etapas de la educación, a los niños se les enseñaba principalmente a escribir y contar, se les proporcionaba información sobre historia, derecho y literatura. En la escuela secundaria se capacitaba para hablar en público. Durante las lecciones prácticas, los alumnos realizaban ejercicios que consistían en exponer discursos sobre un tema específico de la historia, la mitología, la literatura o la vida pública. Fuera de Italia, recibían educación principalmente en Atenas, en la isla de Rodas, donde también mejoraron su oratoria.

CIVILIZACIÓN ROMANA

A los romanos también les preocupaba que las mujeres recibieran educación en relación con el rol que tenían en la familia: organizadoras de la vida familiar y educadoras de niños a temprana edad. Había escuelas donde las niñas estudiaban con los niños. Y se consideraba honorable si decían sobre una joven que era una niña educada.

En la civilización romana, ya en el siglo I d.C., comenzaron a entrenar esclavos, ya que los esclavos y libertos comenzaron a jugar un papel cada vez más notorio en la economía del estado. Los esclavos se convirtieron en administradores de fincas y se dedicaron al comercio, fueron puestos supervisores sobre otros esclavos. Los esclavos alfabetizados se sintieron atraídos por el aparato burocrático del estado, muchos esclavos eran maestros e incluso arquitectos.

Un esclavo alfabetizado valía más que uno analfabeto porque podía utilizarse para trabajos especializados. Los esclavos educados fueron llamados el principal valor del romano adinerado. Los antiguos esclavos, los libertos, comenzaron a formar gradualmente un estrato significativo en Roma. Se esforzaron por tomar el lugar de un empleado, un gerente en el aparato estatal, participar en actividades comerciales, en la usura.

Comenzó a ser evidente su ventaja sobre los romanos, que consistía en que no rehuían ningún trabajo, se consideraban desfavorecidos y mostraban perseverancia en la lucha por su lugar en la sociedad. En última instancia pudieron lograr la igualdad legal.

Ejército

El ejército romano fue uno de los principales elementos de la sociedad y el estado romanos. El ejército romano durante casi todo el tiempo de su existencia fue, como ha demostrado la práctica, el más avanzado entre el resto de los estados del Mundo Antiguo, habiendo pasado de la milicia popular a la infantería y caballería regular profesionales con muchas unidades auxiliares y formaciones aliadas.

Al mismo tiempo, la principal fuerza de combate siempre ha sido la infantería. En la era de las Guerras Púnicas, de hecho, apareció la Infantería de Marina que se comportó perfectamente. Las principales ventajas del ejército romano fueron la movilidad, la flexibilidad y el entrenamiento táctico, lo que le permitió operar en diversas condiciones de terreno y en condiciones climáticas adversas.

Octavio Augusto había reducido el ejército a veintiocho legiones hacia el 14 d. C. Durante el apogeo de la Antigua Roma, el número total del ejército era generalmente de hasta 100 mil personas, pero podría aumentar a 250 o 300 mil personas y más.

Después de las reformas de Diocleciano y Constantino, el número del ejército romano llegó entre 600 y 650 mil personas, de las cuales 200 mil eran el ejército móvil y el resto eran guarniciones. Según algunos datos, en la era de Honorio, la nómina de las tropas de ambas partes del Imperio Romano era de novecientos mil a un millón de soldados (aunque en realidad el ejército era más pequeño).

La composición étnica del ejército romano cambió con el tiempo: en el siglo I fue principalmente el ejército de los romanos, a finales del siglo I y principios del siglo II ejército de itálicos, pero ya a finales del siglo II y principios del III fue convertido en un ejército de bárbaros romanizados, quedando de romanos sólo de nombre.

El ejército romano contaba con las mejores armas para su época, un estado mayor experimentado y bien entrenado, se distinguía por la dura disciplina y la alta pericia militar de los comandantes que utilizaban los métodos de guerra más avanzados, logrando una completa derrota del enemigo.

La rama principal del ejército era la infantería. La marina apoyó las acciones de las fuerzas terrestres en las zonas costeras y el transporte de ejércitos al territorio enemigo por mar. La ingeniería militar, la organización de campamentos, la capacidad de realizar transiciones rápidas a largas distancias, el arte del asedio y la defensa de fortalezas recibieron un desarrollo significativo.

Cultura de la civilización romana antigua

La política, la guerra, la agricultura, el desarrollo del derecho (civil y sagrado) y la historiografía fueron reconocidos como hechos dignos de un romano, especialmente de la nobleza. Sobre esta base, tomó forma la cultura temprana de Roma.

Las influencias extranjeras, principalmente griegas, que penetraron a través de las ciudades griegas del sur de la Italia moderna, y luego directamente de Grecia y Asia Menor, se permitían sólo en la medida en que no contradijera el sistema de valores romano o procediera de acuerdo con él. A su vez, la cultura romana en el momento de su apogeo tuvo un gran impacto en los pueblos vecinos y en el posterior desarrollo de Europa.

La cosmovisión romana primitiva se caracterizaba por el sentimiento de ser un ciudadano libre con sentido de pertenencia a una comunidad civil y la prioridad de los intereses estatales sobre los personales, combinado con el conservadurismo, que consistía en seguir las costumbres de los antepasados. En los siglos II y I. antes de Cristo hubo un alejamiento de estas actitudes y el individualismo se intensificó, la personalidad comenzó a oponerse al estado, incluso se replantearon algunos ideales tradicionales.

Como resultado, en la era de los emperadores, nació una nueva fórmula para gobernar la sociedad romana: debería haber mucho “pan y circo” y un cierto declive en la moral entre la multitud de ciudadanos, lo siempre ha sido percibido por los gobernantes despóticos con cierto grado de favor.

Idioma

Lengua latina, cuya aparición se atribuye a mediados del tercer milenio antes de Cristo era parte del grupo itálico de la familia de lenguas indoeuropeas. En el proceso de desarrollo histórico de la antigua Italia, el latín suplanta a otras lenguas itálicas y, con el tiempo, ocupó una posición dominante en el Mediterráneo occidental. Hay varias etapas en el desarrollo del latín: Latín arcaico, Latín clásico, Latín posclásico y Latín tardío.

A principios del primer milenio antes de Cristo el latín lo hablaba la población de la pequeña región de Latium, ubicada en el oeste de la parte media de la península de los Apeninos, a lo largo del curso inferior del Tíber. La tribu que habitaba a Latium se llamaba latinos, y su idioma era el latín. El centro de esta región fue la ciudad de Roma, después de lo cual las tribus itálicas unidas a su alrededor comenzaron a llamarse a sí mismos los romanos.

Religión

La mitología romana antigua en muchos aspectos está cerca de la griega, hasta el préstamo directo de mitos individuales. Sin embargo, en la práctica religiosa de los romanos también jugaron un papel importante las supersticiones animistas asociadas al culto a los espíritus: genios, penates, lares y lémures. También en la antigua Roma, existían numerosos colegios de sacerdotes.

Aunque la religión jugó un papel importante en la sociedad romana antigua tradicional, en el siglo II a.C. una parte significativa de la élite romana ya era indiferente a la religión. En el siglo I a.C. los filósofos romanos (más notablemente Tito Lucrecio Caro y Cicerón) revisan o cuestionan en gran medida muchas de las posiciones religiosas tradicionales. A la vuelta del siglo I Octavio Augusto tomó medidas para establecer un culto oficial del imperio.

A finales del siglo I en las diásporas judías de las ciudades del Imperio Romano, surgió el cristianismo y luego representantes de otros pueblos del imperio se adhirieron a él. Al principio sólo despertó sospechas y hostilidad por parte de las autoridades imperiales, a mediados del siglo III fue prohibido y comenzó acoso a de los cristianos en todo el Imperio Romano. Sin embargo, ya en 313, el emperador Constantino emitió un Edicto de Milán, que permitía a los cristianos profesar libremente su religión, construir templos y ocupar cargos públicos.

El cristianismo se convirtió gradualmente en la religión del estado. En la segunda mitad del siglo IV comenzó la destrucción de los templos paganos, los Juegos Olímpicos fueron prohibidos.

Ciencia

La ciencia romana heredó una serie de estudios griegos, pero a diferencia de ellos (especialmente en el campo de las matemáticas y la mecánica), fue principalmente de naturaleza aplicada. Por esta razón, fue la numeración romana y el calendario juliano los que recibieron distribución mundial. Al mismo tiempo, su rasgo característico fue la presentación de temas científicos de forma literaria y lúdica.

La jurisprudencia y las ciencias agrícolas alcanzaron un florecimiento especial, un gran número de obras se dedicaron a la arquitectura y la planificación urbana y la tecnología militar. Los mayores representantes de las ciencias naturales fueron los científicos enciclopédicos Plinio el Viejo, Marco Terencio Varrón y Séneca. La filosofía romana antigua se desarrolló principalmente a raíz de la griega, con la que se asoció en gran medida. El estoicismo fue lo más extendido en filosofía.

La ciencia romana logró un éxito notable en el campo de la medicina. Entre los médicos destacados de la Antigua Roma, se pueden destacar: Dioscórides, farmacólogo y uno de los fundadores de la botánica, Sorano de Éfeso, obstetra y pediatra, Galeno de Pérgamo, un talentoso anatomista que descubrió las funciones de los nervios y el cerebro .Los tratados enciclopédicos escritos durante la época romana siguieron siendo la fuente más importante de conocimiento científico durante la mayor parte de la Edad Media.

El legado de la civilización romana

La cultura romana, con sus ideas desarrolladas sobre la conveniencia de las cosas y acciones, sobre el deber de una persona para con él mismo y el estado, sobre la importancia de la ley y la justicia en la vida de la sociedad, implementó la cultura griega antigua con su deseo de comprender el mundo, un sentido desarrollado de la proporción, la belleza, la armonía, un elemento de juego pronunciado. La cultura antigua, como combinación de estas dos culturas, se convirtió en la base de la civilización europea.

La herencia cultural de la Antigua Roma se puede percibir en la terminología usada en la ciencia, la arquitectura y la literatura. Durante muchos siglos, el latín fue la lengua de comunicación utilizado internacionalmente por todas las personas educadas en Europa. Todavía se usa en terminología científica. Sobre la base de la lengua latina en las antiguas posesiones romanas, surgieron las lenguas románicas, habladas por los pueblos de gran parte de Europa.

Entre los logros más destacados de la civilización romana se encuentra el derecho romano, que jugó un papel muy importante en el desarrollo posterior del pensamiento jurídico. Fue en los dominios romanos donde surgió el cristianismo y luego llegó a convertirse en la religión del estado, una religión que unió a todos los pueblos europeos e influyó enormemente en la historia de la humanidad.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

(Visited 520 times, 1 visits today)

Deja un comentario