¿Quién era la Diosa Afrodita? Y su sitio en el Olimpo

Los mitos relatan vívidamente la participación de Afrodita en asuntos del corazón, y estos han contribuido en gran medida a nuestra concepción de la diosa como principalmente preocupada por el amor y el sexo. Pocos eran inmunes a sus encantos seductores y Zeus la castigó por las muchas uniones impropias que provocó.AFRODITA

Afrodita

Afrodita es la diosa del amor, la belleza y el deseo erótico y una de las doce deidades del Olimpo según los mitos canónicos de la antigua Grecia. En particular, fue venerada como la patrona de la sexualidad y la reproducción, lo que aseguró tanto la continuidad de la naturaleza como la continuidad de las comunidades humanas. A veces era venerada como la diosa de los matrimonios e incluso del parto, así como la “que nutre a los niños”. Su contraparte en la mitología romana es Venus.

Origen

Afrodita es una diosa tan antigua como el tiempo, perteneciente a un linaje de diosas femeninas que representaban la fertilidad en la antigüedad. El culto de Afrodita probablemente se basó en el culto de Astarté de Fenicia, que fue venerado en todo el Medio Oriente como soberano del mundo. Sin embargo, como el sincretismo religioso era muy fuerte en ese momento, el origen de las diosas no se conoce con exactitud.

Por ejemplo, en el Imperio babilónico, Astarté estaba relacionada con la diosa Ishtar. También estaría asociada con la diosa siria Atargatis y la diosa del amor sumeria, Inanna. Según Pausanias, los asirios fueron la primera civilización en fundar un culto a Afrodita, una tesis que tiene sentido, a la vista de una investigación que revela la influencia mesopotámica en la sociedad y la mitología griega, antes del 700 a.C.

El culto de Afrodita en Grecia posiblemente se llegó desde Siria a las islas de Chipre, Corinto y otras, extendiéndose después por toda Grecia. Entonces, la diosa del amor habría surgido en el Mediterráneo, donde se adoraba a las diosas mencionadas. Afrodita también es bastante similar a la diosa Hathor de Egipto, a quien los griegos veían como Afrodita.

Se considera que Astarté, Ishtar, Inanna, Hathor y Afrodita son diosas de atributos comunes, que generalmente eran vistas como una diosa y es difícil determinar con precisión quién influyó en quién, aunque los historiadores coinciden en que el culto de Afrodita es de origen oriental. En el Imperio Romano, otro sincretismo ocurriría y Afrodita se transformaría en Venus.

A pesar de los esfuerzos de los mitógrafos por helenizar a Afrodita, siempre ha resaltado su origen asiático. En la Ilíada esto es muy notorio. Su protección y predilección por los troyanos residentes en Asia Menor y particularmente por Eneas, fruto de su amor por Anquises, denotan su origen no griego. En el Himno homérico a Afrodita, el carácter asiático de la diosa es aún más claro: enamorada del héroe troyano Anquises, avanza hacia Troya, con el nombre de Ida, acompañada de osos, leones y panteras.

AFRODITA

Su amante Adonis también nos lleva a Asia, ya que Adonis no es más que una transposición del Tammuz babilónico, el favorito de Istar-Astarté, a partir del cual los griegos modelaron su Afrodita. Como puede verse, a partir de sus características y mitos más importantes, Afrodita nos apunta a Asia. La helenización la transformó de la Gran Madre a uno de los doce dioses sometidos a Zeus y con un papel reducido a las pasiones humanas.

Sin embargo, cuando está esculpida y pintada con sus delfines, la cabra, la oca, el cisne y la paloma, se puede vislumbrar claramente su antiguo linaje. De esta forma, la diosa, al igual que sus antepasados, es símbolo de las imparables fuerzas de la fertilidad, no precisamente en sus frutos, sino por el ardiente deseo de que esas mismas fuerzas irresistibles enciendan en las entrañas de todas las criaturas. Es por eso que a menudo se representa a la diosa escoltada por animales feroces.

Etimología

La etimología del nombre no se conoce con certeza. Hesíodo lo asoció con aphros, “espuma”, interpretándolo como “surgido de la espuma”. Este origen, sin embargo, ha sido clasificado como una etimología errada por varios autores y varias otras etimologías especulativas, muchas derivadas de lenguas no griegas, han sido sugeridas por otros tantos autores.

El indo europeísta Michael Janda considera genuina la conexión con la “espuma”, identificando el mito de Afrodita surgiendo de las aguas después de que Cronos derrotara a Urano como un mito del período protoindoeuropeo. Según esta interpretación, el nombre se derivaría de aphros “foam” y déatai “(Ella) parece, brilla”, que significa “la que brilla de la espuma (del océano)”, apodo también atribuido a la diosa del amanecer (Eos).

Nacimiento

Existen varios mitos que hablan sobre el nacimiento de Afrodita En las epopeyas homéricas, la Ilíada y la Odisea, las obras literarias griegas más antiguas conocidas, Afrodita nació de Zeus y Dione: “Cuando Afrodita cayó de rodillas ante Dione, su madre, y ésta abrazó a su hija…” Dione es una figura poco conocida cuyo nombre, relacionado con el nombre de Zeus sugiere que inicialmente fue su consorte.

AFRODITA

Hija de Zeus, lógicamente es media hermana de los otros hijos de Zeus. En la Ilíada, le pide a su hermano Ares que le preste su carro: “Oh hermano, ven en mi ayuda, préstame tus carros para que vuelva al Olimpo…”. Sabemos que Ares es hijo de Zeus y Hera.

En la Teogonía de Hesíodo, se da otra versión del nacimiento de Afrodita (alrededor de 173-206): Cronos acaba de cortar testículos a su padre, Urano. Los arroja “luego, al azar, detrás de él”. Sin embargo, no fueron vanos restos los que cayeron de su mano. De ellos habían brotado salpicaduras de sangre; Gea (la Tierra) los recibió a todos y, a lo largo de los años, dio a luz a las poderosas Erinias, a los grandes Gigantes […] ya las ninfas que llamamos Melíades.

En cuanto al escroto, apenas lo había cortado con acero y arrojado de la tierra al mar, alrededor una espuma blanca brotó del miembro divino. De esta espuma se formó una joven, que tocó primero a la divina Citera, desde donde estaba entonces en Chipre rodeada por las olas; y es allí donde aterrizó la bella y venerada diosa, que hizo crecer la hierba a su alrededor, bajo sus ligeros pies, y a quien tanto dioses como hombres llaman Afrodita, por haberse formado de una espuma (afro).

Epiménides dice, como Hesíodo, que eran hijas de Cronos. “De él nacieron Afrodita con hermosos cabellos, las inmortales Parcas y las Furias”. Sin embargo, el traductor Apolodoro piensa que es un error; sería de Urano y no de Cronos, así lo explica. De hecho, Hesíodo habla de las Erinias nacidas de las salpicaduras de sangre de Urano caídas en Gea (Tierra), luego de Afrodita nacida de la semilla-espuma en el mar.

Culto

Afrodita es la diosa del amor y la belleza, superando a todas las diosas en gracia y belleza. En su séquito están las Montañas, que hacen que todo florezca magníficamente, las Cárites, la personificación de los deseos de amor; su cinturón contiene todos los encantos que confunden incluso la mente de los sabios. Los humanos y los dioses, todos viven bajo su poder.

AFRODITA

Ella es la dadora de belleza y el amor feliz, por lo tanto, también es la diosa del matrimonio. A través del matrimonio, une a la gente en una comunidad; por lo tanto ella, por ejemplo, en Atenas fue venerada como la diosa Afrodita Pandemos. Más tarde, sin embargo, recibió el significado de la diosa del amor sensual, lo contrario de la personificación del amor puro y sublime de la diosa Afrodita Urania.

En un lugar de la Odisea, se retrata a Afrodita como la esposa de Hefesto, pero ama a Ares; el poeta de la Ilíada reconoce, como esposa de Hefesto, sólo a Caris. Debido a su conexión con Ares, Afrodita fue representada más tarde como una diosa guerrera (Areía), que era apreciada por la belleza de sus armas; por el contrario, para Homero, Afrodita tiene poca habilidad en asuntos de guerra.

La idea y el culto de la diosa del amor que emerge del mar les llegó a los griegos desde Asia; Afrodita, como la diosa siria Astarté, era la personificación de la fuerza productiva de la naturaleza, que, según el concepto antiguo, da a luz a todo lo que vive en la tierra; pero en Grecia la impronta extranjera de esta deidad fue borrada y fue helenizada. La isla de Chipre, donde se reunían la educación asiática y helénica, era el principal lugar de culto a Afrodita.

En Grecia, desde el otro lado del mar, la veneración generalizada de esta diosa, que nació del mar, se estableció principalmente en las islas y costas, y posteriormente, se le erigieron especialmente muchos templos cerca de los puertos y en la orilla del mar.

Afrodita se consagró como símbolo del amor: mirto, rosa, manzana; como símbolos de fertilidad: amapola, paloma, gorrión, liebre; como una diosa del mar, un delfín. El arte escultórico la retrató como una mujer encantadora en plena floración de belleza, con un rostro suave y alargado, lleno de encanto, ojos lánguidos y una boca sonriente. Una de las estatuas más hermosas y famosas entre las que se conservan es la de Venus de Medici, pero con mayor mérito artístico y más famosa es la estatua Venus de Milo de París

AFRODITA

Los romanos identificaron a la Afrodita griega con su diosa Venus. La Venus romana parece haber sido la diosa de los jardines, la primavera, el crecimiento y la floración. Cuando el culto de Afrodita fue transferido a Roma y por qué se identificó con Venus, no lo sabemos; pero sólo César Augusto, que patrocinaban la creencia de que Afrodita-Venus a través de Eneas, era el progenitor del pueblo romano, y especialmente el género Julia (Venus Genetrix), le otorgaron un honor especial a su culto en Roma.

Entre los romanos, Venus fue considerada predominantemente la diosa del amor conyugal; fue honrada en santuarios romanos con nombres muy diferentes: Conciliatrix, Viriplaca, Mirtia (la diosa mirto), Murcia, Cloacina, Calva, etc. En el mes de abril, las mujeres hicieron una fiesta especial en honor a ella.

Fiestas de Afrodita

Las Afrodisias eran fiestas celebradas en honor a Afrodita, principalmente en la isla de Chipre, sobre todo en la ciudad de Pafos. Durante estas fiestas, no se permitía hacer ofrendas sangrientas a la diosa, a quien se adoraba aquí bajo la apariencia de un cono redondo puntiagudo o de una pequeña pirámide blanca. La llama del fuego de sacrificio, el incienso y la mirra la comprendieron. Más tarde, las Afrodisias parecen haber estado acompañadas de misterios dedicados a Afrodita.

Las Afrodisias también se celebraron en el templo de Afrodita en Amatunte, que fue el templo de la diosa más famoso en Chipre después del de Pafos, al igual que la isla sagrada de Citera. Además, las Afrodisias se celebraron en la isla de Egina, en Tebas, en Corinto y en Atenas, aunque probablemente eran conocidas en toda Grecia. En la mayoría de los lugares, las hetairas y sus amantes participaron en estos festivales.

En el templo del Érice en Sicilia, se celebraron fiestas notables: la Anagogia y la catagogia . Numerosas palomas se mantuvieron dentro y cerca de ese templo, que en un momento determinado volaban, se dijo, a Libia. Esta fue considerada la partida de Afrodita y se celebró con una fiesta, la Anagogia. Nueve días después, las palomas regresan con una paloma extraña y extraordinariamente hermosa al frente. Esto se llamó el regreso de la diosa, que fue celebrado festivamente por catagogia.

Epítetos

Afrodita tenía numerosos epítetos que por un lado reflejan aspectos de su veneración que se extendía a través de toda Grecia siendo una de las diosas con más seguidores . En otras invocaciones se puede encontrar el tipo y el nombre de sus lugares de culto y santuarios.

Afrodita Urania y Pandemos

Según Heródoto, era especialmente el culto de Afrodita Urania (celestial) quien había llegado a Chipre desde Ascalón, sirio. Según Pausanias, el culto de Urania se estableció por primera vez en Pafos, Chipre. Fue el epíteto recibido en Ática, Corinto y Quersoneso Táurico. En Atenas existía “en los jardines” (kípois), lo que probablemente se encuentra en las orillas del río Ilisos, un templo de Afrodita Urania, que fue reconocido allí en una herma como el “más antiguo de la Moira”.

También había una importante estatua de la diosa esculpida por Alkamenes en el mismo lugar. Pausanias informa de un festival anual en el que las sacerdotisas vírgenes, las llamadas Arréforas, del templo de Atenea Polias fueron enviadas con carga desconocida aún para ellas al santuario de Afrodita “en los jardines”, que era alcanzado a través de un pasillo subterráneo para recibir objeto, también cubierto allí. Después de este ritual festivo, las Arréforas, eran suplantadas por otras en el servicio del templo.

El epíteto de los Pandemos (la que está con todos los pueblos) estaba vinculado a la organización política de varias comunidades. Afrodita actuó como la deidad de la “unidad y armonía civil”. La Pandemos ática también se llamó Epitragia (La de la cabra), supuestamente porque la cabra sacrificada se convirtió en una cabra macho cuando Teseo se fue a Creta. Los sacrificios de cabras eran característicos de Afrodita en todo el país.

Además, Afrodita presumiblemente sirvió como la diosa de la polis en Casopia y en la metrópoli de Tesalia. Ocasionalmente, los dos epítetos también aparecían uno al lado del otro. La Tebas de Beocia contaba con tres cuadros de madera arcaicos de Afrodita Urania, Pandemos y Apostrofía (la que desvía) que fueron donados por Harmonía y creados a partir de las figuras de proa de los barcos de Cadmo.

AFRODITA

Afrodita en el matrimonio

Afrodita era adorada en Hermíone como Ninfia (la novia). Aquí las vírgenes se sacrificaban antes del matrimonio, al igual que las viudas que querían volver a casarse. El culto de Afrodita Hera en Esparta parece similar, en cuya imagen de madera las madres sacrificaban cuando sus hijas se casaban.

Diosa del mar

Varios epítetos también se refieren a la esfera del mar y a la navegación: Pelagía, Pontia, Talasia (la del mar), Euploia (La que concede una buena travesía, feliz navegación) o Limenia (la del refugio) es llamada Afrodita como diosa nacida de la espuma y protectora de los navegantes.

Uno de los templos más notables de Afrodita Pontia y Limenia es el de Hermíone en Argos, donde se encontraba una impresionante estatua de mármol. Por último, pero no menos importante, Talasia “el mar” era la “madre” de la diosa del amor según una de las versiones que relatan su nacimiento; ella misma fue venerada a menudo con Poseidón, especialmente en Argolida y Arcadia, en Corinto, Orcómeno y Patras.

Otras apariciones de Afrodita

Estas tres ideas, que se formaron de Afrodita, fueron seguidas por otras. Primero que nada, fue adorada como una diosa de la belleza. Ella poseía esa belleza en sí misma, y cada encanto que una mujer puede tener era su parte al máximo. Su trabajo consistía en mostrar esa belleza a través de adornos del cuerpo.

Los actos de guerra, de los que habla una mente masculina, le son completamente ajenos. Si ella se aventuró en la guerra, resultó enferma, como cuando fue herida en Troya por Diomedes, que contaba con el apoyo de Pallas Atenea. No puede afirmar su poder en el campo de batalla y, sin embargo, es poderosa. No solo ayuda a los troyanos a soportar la larga batalla con el apoyo que brinda a su amado Paris y a su hijo Eneas, sino que también somete todo lo que quiere tener bajo su control a través del poder irresistible de su belleza.

AFRODITA

La dorada Afrodita, la dulcemente sonriente Afrodita, son apodos relacionados con esta cualidad. Lleva el cinturón del amor, que contiene en su interior todos los encantos disponibles para amar: el deseo ferviente y el dulce lenguaje del amor, que llevan incluso a las mentes de los sabios a desviarse del camino correcto. Sus ojos, su hermoso pecho, su hermosa boca, comparada con un capullo de rosa, a menudo son cantados con entusiasmo por los poetas griegos. Cuando se quiere enfatizar la exquisita belleza de una mujer mortal, se la compara con Afrodita.

Se deja coronar de flores primaverales por las Horas y las Cárites; su ropa está impregnada de los aromas de estas flores. Esa sencilla pero bella decoración de la diosa con flores también se ha apoderado de las artes visuales, que en Afrodita pretendían representar el ideal de la belleza femenina. En Oriente esto se desvió de esto, pero no en el arte griego antiguo real.

Además de los apodos ya mencionados, la diosa fue adorada bajo varios otros nombres, sobre todo después de los lugares donde tenía templos, como Chipre , Citera , Citerea (después de la isla de Chipre), Pafia (después de la ciudad de Pafos, Amatosia (después de la ciudad de Amatos ), Idalia (después del monte Ida), Cnidia (después de la ciudad de Cnido), Erykina (después del templo dedicado a Afrodita en el monte Eryx en Sicilia) o Acadalia (llamada así por el epónimo fuente en Beocia, donde Afrodita se bañó con las Cárites.

Afrodita en relación con otros dioses y mortales

Como se mencionó, Afrodita es una diosa del amor y la fertilidad. Transmite a los mortales el encanto cautivador que despierta el amor, pero también inculca la pasión devoradora del amor. Ella misma ha marcado el camino con el ejemplo. Ha sentido la pasión del amor, ha hecho feliz a más de uno dándole su amor.

Matrimonio

Zeus obligó a Afrodita a casarse con el feo, cojo y malhumorado dios del fuego, Hefesto. La causa de esta decisión del rey de los dioses tiene varias versiones. Una de las versiones dice que la belleza y la voluptuosidad de la diosa podía causar disputas entre los dioses por eso Zeus decidió desposarla con un dios a quien todos respetaban. Otra razón sostenida por algunos fue que Hefesto ayudó a Zeus a extraer a Atenea de su cabeza, el rey de los dioses en compensación le otorgó la mano de la diosa de la belleza.

AFRODITA

Hefesto guardaba rencor hacia su madre, Hera, ya que esta lo arrojó fuera del Olimpo cuando nació por considerarlo muy feo para vivir entre los dioses. Hefesto construyó tronos para todos los dioses y uno muy especial para Hera. Cuando la diosa se sentó en el trono quedó atrapada sin poder levantarse de él. Ningún dios tenía el poder para liberar a Hera, solo Hefesto podía hacerlo y se negaba a hacerlo. Después de muchas súplicas por parte de todos los dioses accedió, poniendo muchas condiciones, siendo una de ellas que se le concediera la mano de Afrodita.

Cualquiera que fuese la razón la diosa Afrodita no estaba feliz por su matrimonio, a pesar de las joyas y regalos que Hefesto elaboraba especialmente para ella. Esta disconformidad con su relación tal vez fuera la causa de sus innumerables amantes, tanto divinos como mortales. De todos sus amoríos su preferencia fue por el dios de la guerra Ares

Afrodita y Psique

Psique es una joven de tan extraordinaria belleza que desata la terrible envidia de Afrodita, quien ordena a su hijo Eros que despierte en ella la pasión por un hombre de la más vil condición. El propio dios, sin embargo, se enamora de la niña y la lleva a un palacio fabuloso donde todas las noches va a visitarla en total oscuridad para no revelar su identidad. Eros le pide a la joven que no intente conocer su identidad o se vería obligado a abandonarla.

Una noche, sin embargo, Psique, creyendo que el era un monstruo al que había sido destinada e instigada por sus hermanas malvadas y envidiosas, armada con un cuchillo se acerca al dios dormido con una lámpara de aceite encendida. Al ver su belleza, está extasiada y sin darse cuenta deja caer una gota de aceite hirviendo de la lámpara sobre el hombro de Eros, quien, quemado y despierta con un sobresalto, inmediatamente abandona a la niña.

Psique buscó de su amado recorriendo toda Grecia, llegando al final a un templo de la diosa de la agricultura Deméter, viendo que en el suelo había miles de granos de diferentes géneros. Psique enseguida se puso en la tarea de ordenar los granos por tipo y al terminar, Deméter le habló y le dijo que la única manera de encontrar a Eros era acudir a su madre, Afrodita y obtener su confianza.

AFRODITA

Afrodita le encomendó un trabajo igual al del templo de Deméter, dándole un tiempo tan corto que era imposible cumplirlo. Eros intervino, ya que todavía la amaba, e hizo que las hormigas le separaron las semillas. Afrodita estaba furiosa por el éxito y luego envió a Psique a un prado donde pastaban ovejas doradas para conseguir lana de oro. Psique fue al campo y vio a las ovejas. Ya se disponía a entrar al pastizal pero el dios del río cercano la detuvo

Le dijo que las ovejas eran agresivas y peligrosas y podían matarla, pero que si esperaba hasta el mediodía, las ovejas irían a buscar la sombra al otro lado del campo para dormir, Psique podría entonces recoger la lana que quedaba enredada en las ramas y en las cortezas de los árboles. Psique lo hizo y Afrodita se enfureció aún más por el escape y el éxito de la hermosa joven.

Finalmente, Afrodita argumentó que la preocupación por tener que cuidar a su hijo, triste e indispuesto debido a la imprudencia de Psique había causado que perdiera parte de su lozanía. Encomendó la tarea a Psique de dirigirse al inframundo y allí solicitarle a la reina Perséfone que colocara un poco de belleza en la caja que ella le daría para tal fin. Psique pensó que la única forma de llegar al Hades era después de morir por eso subió a una alta torre con el fin de lanzarse.

Entonces una voz misteriosa la detuvo y le reveló como entrar al inframundo sin necesidad de morir. Psique calmó al can Cerbero, el monstruo de tres cabezas, con un pan de miel y le pagó a Caronte una ofrenda por conducirla al Hades. En el camino encontró unas manos que brotaban del agua, la voz le dijo que les arroja un pan de miel. Una vez que llegó, Perséfone cumplió de muy buena gana los deseos de Afrodita. Al regresar, Psique le pagó a Caronte nuevamente,

Psique dejó el Hades y pensó abrir la caja y quedarse con una pequeña parte de la belleza para ella, para lograr así que Eros la amara y la perdonase. En la caja, sin embargo, había un sueño estigio, o sea, el sueño y el olvido en el que caen los mortales al morir.

AFRODITA

Eros, que la había perdonado, corrió en su auxilio y le quitó el sueño de los ojos, luego les rogó a Zeus y Afrodita que dieran su consentimiento para casarse con ella. Ellos aceptaron. El rey de los dioses ordenó entonces a Hermes que fuera a tomar a Psique y la llevará al Olimpo entre los inmortales y la transformará en la diosa patrona de las niñas. Afrodita celebró en la boda de los jóvenes enamorados, quienes tuvieron una hija a la que nombraron Hedoné, conocida en la mitología romana como Voluptas, que significa placer sensual.

Infidelidad de Afrodita

En la leyenda cantada por el bardo en el salón del palacio de Alcínoo se dice que el dios sol Helios vio una vez a Ares y Afrodita reunidos en secreto en la habitación de Hefesto y que inmediatamente fue a informarle. Hefesto ideó un sistema para sorprender a la pareja en flagrante y fabricó una red dorada con la que atraparía a los dos amantes clandestinos.

Esperó y, durante un encuentro amoroso, los dos quedaron enredados en la red y así acabaron sorprendidos en una posición muy íntima y comprometedora. Hefesto, aún no satisfecho, llamó a los otros dioses del Olimpo para mostrarles los dos desafortunados amantes. Las diosas por vergüenza se negaron a ir, pero los dioses sí acudieron sin demora. Algunos se complacieron en comentarios sobre la belleza de Afrodita, otros comentaron que con gusto tomarían el lugar de Ares y, en esencia, nadie perdió la oportunidad de burlarse de ellos.

Hefesto declaró que no los liberaría a Afrodita y Ares de las garras de la red hasta que le devolvieran todos los preciosos regalos de boda que le había dado a Zeus como padre adoptivo de Afrodita. Zeus no estuvo de acuerdo en devolver los regalos de boda y restó importancia al hecho alegando que solo era una disputa entre el marido, la mujer y su amante

Poseidón se enamoró de Afrodita al verla por primera vez de cerca, debajo de la red, desnuda, por lo que, para mostrar su simpatía, propuso que Ares, el culpable, pagará el equivalente a estos regalos de boda para liberarlo a él y a Afrodita de las garras de la red y si Ares rompe su palabra, será el mismo Poseidón quien satisfará las demandas de Hefesto y se casará con Afrodita.

Afrodita se esforzó, siempre que fue posible, con sus caricias y sus armas de seducción, por retener a Ares, que siempre tenía prisa por ir a la guerra. Así que era muy lógico pensar en esta conexión entre Afrodita y el dios de la guerra. De la relación amorosa entre Afrodita y Ares, nacieron tres hijos, Fobos (Miedo), Deimos (Horror) y Harmonía. Fobos y Deimos acompañan a Ares en el campo de batalla.

AFRODITA

Afrodita, satisfecha con la intervención de Poseidón a su favor, engendró con él a Rodo, pero según otras leyendas, fue Erice el hijo de Poseidón y Afrodita, el héroe de la montaña siciliana del mismo nombre, que albergaba un famoso templo dedicado al culto de Afrodita. Según otras leyendas, Rodo era más bien hijo de Afrodita y Helios. Rodo dio su nombre a la isla de Rodas.

Hermes, quien espontáneamente declaró su amor por Afrodita al verla desnuda bajo la red, pasó un poco de tiempo después, una noche con ella, de este corto romance, nació Hermafrodita.

Afrodita y Anquises

Zeus, bajo la influencia de Afrodita se entregó a las aventuras amorosas con mujeres mortales, enojado por esto decidió vengarse de ella y la inspiró, a su vez, a desear unirse con un hombre mortal, se trata de Anquises , príncipe troyano y primo del rey Príamo.

Para lograr seducirlo, Afrodita fue a su encuentro en el monte Ida, donde pastoreaba sus rebaños. Se hizo pasar por hija de Otreo, rey de Frigia; ella declaró su deseo de casarse con él. Anquises presa de la admiración y cegado por la irresistible seducción de esta mujer que se le presentó declarándole su amor, la llevó a su cama cubierta de pieles de oso y león para hacerle el amor.

Al despertar, Afrodita le reveló a Anquises su verdadera naturaleza como diosa. El joven temió a una posible vejez prematura, que solía golpear a los hombres que se unían con las diosas, pero Afrodita lo tranquilizó y le anunció que de esta unión con él engendraba un hijo parecido a los dioses, pero él nunca revelaría la identidad de su madre.

AFRODITA

Unos días más tarde, Anquises estaba con unos compañeros, uno de ellos le preguntó si prefiere acostarse con una chica o con Afrodita, por lo que Anquises expresa su preferencia por la diosa. Zeus, quien escuchó la discusión, se enojó y arrojó su rayo sobre Anquises, pero Afrodita intervino y desvió el rayo en el suelo, cerca de sus pies del mortal. Anquises se salvó del rayo de Zeus, pero esto no fue sin consecuencias; estaba muy débil y no podía pararse derecho quedando cojo.

De esta noche de amor entre Afrodita y Anquises nació el héroe legendario, el piadoso Eneas que luego salvó a parte de los troyanos tras la caída de su ciudad. Estos troyanos fueron posteriormente los fundadores de la ciudad de Roma. El mito que mantiene a Afrodita en la madre de Eneas sirvió para que los romanos afirmasen ser hijos de Afrodita, que por tanto la convirtieron en la madre de su tierra natal y en su diosa nacional (Venus). Después de la destrucción de Troya, Anquises fue salvado de las llamas por su hijo Eneas.

Afrodita y Adonis

Los fenicios que frecuentaban los puertos de Chipre, Creta y la Antigua Grecia habían traído consigo la historia de la historia de amor de su diosa Astarté con el mortal Adonis (Tamuz), un semidiós sirio babilónico; el espíritu agrario o deidad de la vegetación anual, dios de la cosecha. En estos países (Chipre, Creta y Grecia) la historia de Adonis sufre modificaciones adaptativas; Astarté fue reemplazada por Afrodita.

El nombre “Adonis” y la forma helenizada de la palabra semítica “adonaï” que significa “señor, mi señor, mi maestro”, que las mujeres fenicias repetían sin interrupción en lamentar la muerte de Tamuz, durante las fiestas anuales de luto que celebraban su muerte. Este amor de Afrodita fue el más tratado por poetas y artistas de la Antigüedad grecorromana.

Primera versión y sus variantes

Adonis, hijo y hermano de Mirra y Cíniras, rey de Chipre (hijo de Apolo según una versión; sirio que llegó a ser rey de Chipre según otra) y sumo sacerdote de Afrodita. Un día, Chencheis la esposa del rey Cíniras o la esposa del rey Fénix de Biblos en el Líbano, (otras versiones dicen que Mirra es hija de Tudia Rey de siria) se jactó de que su hija Mirra era la más hermosa de todas las mujeres, incluso más hermosa que la propia Afrodita.

AFRODITA

En otras versiones, fue la propia Mirra quien se ufanó que era más hermosa que Afrodita; o simplemente, sin compararse con la diosa de la belleza de Afrodita, Mirra descuidó sus deberes para adorar a su diosa. Afrodita, se ofendió y le pareció un insulto la actitud de la joven o su madre y decidió vengarse creando en Mirra un deseo incestuoso; una pasión pecaminosa por su propio padre y un deseo irresistible de aparearse con él.

Con la complicidad de su niñera que hizo creer al rey que una joven y bella mujer quería compartir su cama, Mirra entró en la cama de su padre Cíniras y se unió a él durante doce noches consecutivas (en algunas versiones el número de noches baja a solo dos noches), pero este último termina dándose cuenta de que esta misteriosa mujer que vino a compartir su cama era su propia hija.

Loco de ira, Cíniras decidió matar a su hija con su espada, Mirra huyó del palacio a una colina cercana, en el momento en que la alcanzó su padre, ella rogó desaparecer; Afrodita (o los dioses), sintiendo lástima por ella, la metamorfoseó en un árbol de mirra.

Cíniras, mientras se atacaba al árbol con la ayuda de su espada, lo partió en dos y apareció un niño, Adonis, a quien su hija Mirra ya le estaba llevando por el incesto. Queriendo protegerlo de la ira de su padre y de las miradas indiscretas, Afrodita tomó a Adonis y lo escondió dentro un cofre que lo entregó a Perséfone, la reina del inframundo.

En otras versiones, Adonis creció dentro del árbol de mirra para nacer nueve meses después en presencia de Afrodita; o el padre de Mirra, Tudia (rey de Asiria) al descubrir la verdad de que esta mujer que compartía su cama era su hija, se suicidó y Adonis nació antes de la metamorfosis de su madre en un árbol de mirra.

AFRODITA

Perséfone, curiosa, abrió la caja fuerte y encontró a Adonis, un niño encantador y muy hermoso, por lo que decidió criarlo en su propio palacio; ahora un hombre vigoroso de sorprendente belleza, lo tomó por amante. Afrodita, al enterarse del cambio de Adonis, volvió al palacio de Perséfone para llevarlo con ella. Perséfone, enamorada del joven, se negaba a entregarlo a Afrodita, quien también lo deseaba con desesperación.

Para resolver esta disputa, Afrodita acudió a Zeus, pero este último delegó la decisión en la musa Calíope, quien juzgó que las dos diosas tienen los mismos derechos sobre Adonis: Afrodita lo dio a luz y Perséfone lo sacó del cofre y lo crió y lo protegió hasta que se convirtió en un hombre. Calíope dividió el año en tres partes iguales; Adonis iba a pasar la primera parte con Afrodita, luego la segunda parte con Perséfone y durante la tercera parte descansará solo, pero podría optar por quedarse con una u otra.

Adonis era un gran aficionado a la cacería de fieras salvajes como leones, osos y jabalíes. Afrodita temía, por él, al practicar este tipo de caza de alto riesgo, un destino desastroso, para protegerlo y tratar de desviarlo de esta actividad, inútil y peligrosa, abandonó sus lugares de culto y la acompañó en sus viajes de caza vistiéndose y comportándose no como una diosa del amor y la belleza, sino como la cazadora Artemisa.

Debido a que Adonis pasaba la mayor parte del año con Afrodita, Perséfone se sentía burlada y fue a Tracia para encontrarse con Ares para hacerle entender que Afrodita prefería a Adonis, un simple mortal afeminado sobre todos sus amantes más varoniles y, en particular, el mismo Ares, el dios de la guerra.

Ares, consumido por los celos y queriendo vengar su honor despreciado, se metamorfoseó en un jabalí (feroz, que atacó, durante una partida de caza en el monte Líbano, a Adonis y lo infligió con sus colmillos, frente a sus ojos de Afrodita, una herida fatal en la ingle. De su sangre que se derramó en la tierra nacieron flores rojo escarlata (amapolas).

AFRODITA

De las lágrimas de Afrodita que cayeron al suelo nacieron las anémonas, efímeras flores de primavera, serán siempre testigos de la corta vida de su amante Adonis. El alma de Adonis descendió al inframundo, llegando al palacio de su reina Perséfone. Otros mitos identifican al asesino de Adonis como Apolo: Erimanto, hijo de Apolo había visto a Afrodita bañándose desnuda; para castigarlo, la diosa lo dejó ciego. En venganza, Apolo se transformó en un jabalí y mató a Adonis.

Afrodita, muy adolorida y llorando, pidió y obtuvo de Zeus la gracia de que Adonis pasara solo una parte del tiempo con Perséfone y el resto del año lo pasaría en la tierra. Así pasó Adonis a ser el representante del ciclo eterno de las estaciones y el ciclo anual de la floración.

Segunda versión

Esmirna o Mirra tuvo relaciones incestuosas con su padre Cíniras, rey de Chipre, y de estas relaciones nació Adonis. Mirra, madre de Adonis, escapa de la ira de su padre, y así llega a Arabia, donde los dioses la transformaron en el árbol que lleva su nombre. Llegado el momento del nacimiento, el árbol se abrió para dar luz al niño. Adonis fue recibido por las ninfas que lo alimentaron en las cuevas vecinas.

Habiéndose convertido en un adolescente, se fue a Fenicia. Afrodita lo vio, lo amó y, para seguir cazando en los bosques del monte Líbano, abandonó la morada de Citera, Amatunte y Pafos y despreció el amor de los dioses. Ares, celoso e indignado por esta preferencia dada a un simple mortal, se convirtió en un jabalí furioso, se abalanzó sobre Adonis y le hirió el muslo lo que causó su muerte.

Afrodita llegó corriendo, pero demasiado tarde, para ayudar al desafortunado joven. Abrumada por el dolor, tomó el cuerpo de Adonis en sus brazos y, después de haber llorado durante mucho tiempo, lo transformó en una anémona, la efímera flor de la primavera. Una variante de esta versión dice que Adonis fue asesinado por un jabalí que Artemisa envió contra él, para vengarse de Afrodita que había causado la muerte de Hipólito.

AFRODITA

Adonis, que descendió al inframundo, donde seguía siendo amado por Perséfone. Afrodita se quejó a Zeus. El rey de los dioses acabó con el debate ordenando que Adonis estuviera libre cuatro meses al año, que pasará cuatro con Afrodita y el resto con Perséfone.

Bajo el velo de esta fábula se puede reconocer en Adonis la naturaleza en sus diversas fases y bajo sus diversos aspectos. En primavera, se muestra hermosa y fecunda; en invierno parece muerta, pero pronto reaparece con el mismo esplendor y la misma fertilidad.

Hipómenes

Era hijo de Megareo y Merope o hijo de Ares. Se le conoce por la leyenda de Atalanta, la doncella cazadora, que a menudo ha sido comparada con la misma Artemisa. Dijo que cada pretendiente que lo retaba a participar en una carrera contra ella. Si el pretendiente ganaba, ella lo tomaba por marido, pero si él perdía, lo mataba. Hipómenes, que nunca había visto a Atalanta pero estaba en la audiencia de una carrera, al principio no podía entender el entusiasmo de los candidatos, pero cuando vio a la joven heroína, también quedó impresionado por su belleza.

Inmediatamente le gustó y, con la esperanza de que los dioses pudieran protegerlo, decidió participar él mismo en la competencia. Cuando le anunció esto a Atalanta, ella quiso disuadirlo de este plan, ya que vio en él a un joven espléndido que no valía la pena morir así. Sin embargo, no se podía cambiar, por lo que la competencia era inminente. Hipómenes rogó a la diosa del amor Afrodita para que le dejara ganar, y esta oración fue respondida: la diosa le trajo tres manzanas doradas y le enseñó a usarlas.

Comenzó la carrera y los dos oponentes estaban empatados. Las fuerzas de Hipómenes se debilitaban lentamente cuando apareció Afrodita y le dijo que dejara caer una de las manzanas. Hizo lo que le dijo y confundió tanto a Atalanta que ella tomó la manzana y perdió el tiempo. Repitió esto dos veces y ganó la competencia. Atalanta estaba feliz de casarse con un joven tan digno.

Pero Hipómenes se olvida de agradecer a Afrodita el regalo de las manzanas, y la diosa lo castiga con un repentino deseo erótico que lo impulsa a unirse con Atalanta en el templo de Cibeles. La diosa madre al ver esto transforma a los dos sacrílegos en leones, luego ella los ata a su carro. Según la creencia griega, los leones no se aparean entre sí para reproducirse, sino con otras especies. Otras versiones hacen de Zeus el autor de la metamorfosis

Hipólito

Era hijo del rey ático Teseo y de la reina amazona Antíope (o, según otras versiones, de las amazonas Hipólita o Melanipa). La vida de todas las amazonas estaba tan centrada en la lucha, la caza y la equitación que por lo general tenían muy poco interés en el amor. Hipólito heredó esta falta de interés por el amor y el sexo opuesto de su madre. Entre los dioses, reverenciaba especialmente a la casta Artemisa, la doncella cazadora, y no sentía más que desdén por Afrodita, para disgusto de esta última.

Y así, la diosa del amor decidió vengarse a sí misma a su manera sutil. Cuando Teseo quedó viudo se volvió a casar con la joven Fedra. Cuando Hipólito llegó a Atenas para participar en los misterios eleusinos, Afrodita hizo que Fedra se enamora de su hijastro. La reacción de Hipólito fue despectiva e incluso indignada ante las deshonrosas propuestas de su joven madrastra.

Cuando Fedra vio la naturaleza desesperada y mórbida de su enamoramiento, se quitó la vida, no sin dejar una carta a Teseo en la que acusó falsamente a Hipólito de haber agredido su castidad y declaró que ya no podía vivir con esta vergüenza. Teseo, que viajaba cuando se desarrolló este drama, encontró a su esposa muerta y la carta a su regreso. Hipólito intentó en vano demostrar su inocencia, pero era demasiado generoso para delatar la culpabilidad de Fedra a su padre, que de todos modos no le habría creído. Teseo luego maldijo a su hijo y lo envió al exilio.

En ferviente oración, Teseo le rogó Poseidón que lo hiciera morir ese mismo día a Hipólito. Y el dios del mar envió un monstruo marino a la playa donde viajaba Hipólito en un carro tirado por caballos. Esto es lo que pasó según la descripción de Ovidio:

“De repente, el mar se elevó, y un torrente de aguas elevadas

pareció arquearse en forma de montaña y crecer gigantescamente, y en la cima de la

colina estallar con un rugido terrible, y un toro con cuernos salió de las olas divididas,

el mismo hasta la cima del pecho erguido en el aire que se ablanda,

partes del mar escupen por las fosas nasales y la garganta ruge”.

El monstruo enviado por Poseidón asustó a los caballos de Hipólito, de modo que el carro fue lanzado contra un olivo silvestre y el propio Hipólito fue aplastado. Su padre, Teseo, se quedó solo e infeliz. La historia del infortunado amor de Fedra y el destino de Hipólito forman la trama de la tragedia de Eurípides del mismo nombre, ambientada en Trecén, la ciudad natal de Teseo.

Según una versión de la saga, se dice que Asclepios le devolvió la vida a Hipólito a petición de Artemisa, después de lo cual la diosa lo transfirió a su santuario en el Nemus Dianae cerca de Aricia (en el centro de Italia). En Trecén, donde se desarrolla el drama de Eurípides, había un santuario para el divinizado Hipólito, que también era adorado en Atenas y Esparta.

Pigmalión

En la mitología griega, Pigmalión era un príncipe de Chipre con predilección por la escultura. Había visto a mujeres cometer pecados durante años, por lo que nunca quiso casarse. Prefería permanecer soltero, rodeado de su propio arte. Durante días trabajó en una estatua de marfil, una estatua femenina ( Galatea ). Le dio a la estatua la belleza perfecta y finalmente se enamoró locamente de ella. Le dio a la estatua todo tipo de obsequios y joyas, pero quedó hecha de marfil.

Un día se celebró una fiesta en honor a Afrodita. Se quemaba incienso en todas partes y se sacrificaba ganado. Pigmalión expresó el deseo en el altar de que la diosa le diera una esposa. No tuvo el valor de decir “de marfil” y en cambio dijo “que se parece a mi esposa de marfil”. Afrodita, estando él mismo presente, comprendió su deseo: tres veces una llama se disparó alto, en señal de misericordia.

Tan pronto como llegó a casa, corrió hacia su amada estatua y la besó en la boca. La imagen cobró vida. Entonces Pigmalión agradeció a Afrodita mil veces. Pafos nació nueve meses después del matrimonio de Pigmalión y Galatea. El mito de Pigmalión llevó a la idea en la Edad Media de que la feminidad perfecta solo puede existir a través del poder creativo masculino

Narciso

Eco era una ninfa de la montaña (Oréade) del monte Citerón. Eco tenía la costumbre de hablar sin cesar. De ese modo distrajo a la diosa Hera de tal manera que su esposo, Zeus, podía verse con sus innumerables aventuras con otras diosas o mortales sin ser atrapado. Según algunas fuentes, Hera maldijo a Eco para que solo pudiera repetir lo que otros dijeran. Ésta es una explicación etiológica (es decir, que explica la causa) del fenómeno del eco como fenómeno acústico.

Narciso era un joven apuesto que vivía para la caza. Muchas se enamoraron de él, sin embargo, no quería saber sobre el amor y rechazó a todas. Solo le interesaba la caza. Un día la hermosa ninfa Eco vio a Narciso de caza en las montañas. Ella se enamoró de inmediato y lo siguió a donde quiera que fuera. Sin embargo, Eco ya no podía hablar por sí misma debido al castigo anterior, sino que solo hablaba con los demás. Así que esperó a que Narciso hablara primero.

Un día Narciso se separó de sus compañeros y escuchó algo cerca de él. Preguntó “¿Hay alguien ahí?” y Eco respondió “Ahí”. Narciso miró a su alrededor pero no vio a nadie, por lo que le pidió a la voz que se mostrara. Eco respondió con las mismas palabras, Narciso preguntó por qué la voz lo ignoraba. La ninfa repitió su pregunta, a lo que el joven sugirió: “¡Reunámonos!” Nuevamente la ninfa repitió lo mismo con todo su corazón, corriendo hacia él. En ese momento, sin embargo, Narciso se retiró.

Eco quedó devastada por este insulto. Narciso la dejó y la ninfa se retiró avergonzada al bosque. Desde ese día vivió en cuevas. Gradualmente se desvaneció de dolor hasta que su forma física desapareció y solo quedó su voz. Con su voz, todavía está lista para responder en cualquier momento. En una caminata por las montañas, Eco nunca está lejos, siempre lista para tener la última palabra.

Narciso no cambió mucho. Esta no era la primera vez que ahuyentaba tan cruelmente a una admiradora. Un día hubo una virgen que intentó en vano seducirlo. En una oración a los dioses les pidió que Narciso sintiera también lo que era amar a alguien que no te devuelve el amor. Según algunas fuentes se trataba de una diosa de la venganza, según otras fue la propia Afrodita quien respondió a su oración e hizo realidad su deseo.

Así que un día Narciso llegó a un estanque sagrado, cuya agua era cristalina, donde los pastores nunca pasaban con sus rebaños, donde no aparecía ninguna cabra montesa u otro animal. Incluso las hojas y las ramas de los árboles tenían miedo de caerse. Alrededor de él la hierba era más hermosa que en otros lugares y las rocas lo protegían de los rayos del sol. Cansado de cazar, Narciso decidió relajarse allí y saciar su sed con el agua. Cuando se inclinó hacia adelante vio su reflejo en la superficie del agua, pero pensó que era un hermoso fantasma que vivía en el estanque.

Así que se quedó allí sentado, contemplando esta aparición con admiración. Se enamoró de sí mismo. Llevó sus labios al agua en un intento de besar la aparición, extendió la mano para abrazar la imagen. El reflejo desapareció pero regresó cuando el agua volvió a calmarse y volvió a llamar su atención. Ya no podía apartar la mirada del agua, ya no pensaba en comer y beber ni en descansar. Trató de hablar con él, pero no obtuvo respuesta. Empezó a llorar pero sus lágrimas perturbaron la imagen, por lo que empezó a gritar y preguntó si la aparición los dejaría.

Siguió así durante mucho tiempo y Narciso enajenó. Perdió su color, su vitalidad y su belleza. Sin embargo, Eco se mantuvo cerca de él, repitiendo sus tristes llantos. Al final, Narciso languideció por completo y murió. Las ninfas lo lloraron, especialmente las ninfas del agua, y prepararon su cremación, pero el cuerpo no se encontraba por ninguna parte.

Lo único que quedó de él fue una flor amarilla por dentro y rodeada de pétalos blancos, que aún nos recuerda a Narciso, según algunos fue de manos de Afrodita, quien por lástima le permitió seguir viviendo, aunque fuera como una flor. Narciso incluso, una vez llegado al inframundo, estaría en el río Estigia mirando su reflejo.

Afrodita y la Guerra de Troya

La guerra de Troya se desencadena por el secuestro de Helena, esposa del rey de Esparta, Menelao, por el troyano Paris, hijo de Príamo, rey de Troya y su esposa Hécuba. De hecho, Afrodita había prometido Helena a Paris, en agradecimiento por el juicio del monte Ida, donde éste le entregó la manzana de oro: Paris tuvo entonces que elegir entre Hera, Atenea y Afrodita , quienes le prometieron, respectivamente realeza, poder militar y el amor de la mujer más bella del mundo: Helena .

El juicio de Paris

Tetis era una dulce joven nereida codiciada por Zeus y Poseidón, pero Temis informó a sus dos pretendientes a través de su oráculo que daría de su unión con uno de ellos un hijo más poderoso que su padre y capaz de destronar; entonces los dioses del Olimpo decidieron unirla con un mortal; y escogieron a Peleo, el hijo de Éaco, rey de los mirmidones en Tesalia.

Rechazando este matrimonio, Tetis se transformó en todas las formas de seres diferentes o elementos aborrecibles (fuego, agua, viento, árbol, pájaro, tigre, león, serpiente y finalmente en sepias) para escapar de Peleo que quería acercarse a ella. Sin embargo, Peleo fue valiente e insistente, logrando así convencerla de que lo aceptara como marido.

Zeus organizó la fiesta en celebración de la boda de Peleo y Tetis. Sin embargo, Eris, diosa de la discordia, no recibió invitación, ya que su presencia habría hecho que la fiesta fuera desagradable para todos. Irritada por esta afrenta, Eris llegó a la fiesta con una manzana dorada del Jardín de las Hespérides en la que estaba escrito “para la más bella” y la arrojó sobre la mesa

Tres diosas se disputaban la posesión de la manzana: Hera, Atenea y Afrodita. Le pidieron a Zeus que juzgará cuál de las tres diosas merecía poseer la manzana, el rey de los dioses, reacio a favorecer a nadie, declaró que Paris, un mortal, príncipe de Troya, juzgaría el caso, ya que había demostrado recientemente su lealtad ejemplar en un concurso en el que estuvo involucrado Ares. Así sucedió que, con Hermes como guía, las tres candidatas se bañaron en el manantial de Ida y luego fueron a ver Paris en el monte Ida.

Mientras Paris las inspeccionaba, cada una de ellas usaba sus poderes para sobornarlo; Hera ofreció el reinado sobre Europa y Asia, Atenea ofreció el saber y destreza en el arte de la guerra y Afrodita, quien tuvo a las Cárites y las Horas para mejorar sus encantos con flores y música, ofreció a la mujer más bella del mundo en ese momento. Esta era Helena de Esparta, esposa del rey griego Menelao. Paris aceptó el regalo de Afrodita y otorgó la manzana a esta, ganando con ello a Helena, pero también el odio de los griegos y, especialmente, de Hera.

El tema mitológico del juicio de París naturalmente dio a los artistas la escusa para representar una especie de certamen de belleza entre tres hermosas mujeres desnudas, pero el mito, al menos desde el punto de vista de Eurípides, es visto como una elección entre los dones que encarna cada diosa. El soborno involucrado es irónico y el ingrediente final.

Según una versión mencionada por Van Windekens, imparcialmente, Hera era de hecho la más bella, superando a Afrodita. Sin embargo, Hera era la diosa del orden civil y patrona a las esposas, entre otras cosas. A menudo se la representaba como una esposa celosa de Zeus, que a menudo escapaba a su control, engañándola con otras mujeres, mortales e inmortales. Tenía la fidelidad y la castidad en su mente y se cuidó de ser modesta mientras Paris la inspeccionaba.

Afrodita, aunque no era tan hermosa como Hera, era la diosa de la sexualidad y era evidentemente más sexual, voluptuosa y encantadora que Hera. Por su misma naturaleza sabia como sacar el mejor provecho a sus encantos y atraer a los hombres. Así, pudo influir en París para que la juzgará como la más bella.

Rara vez se habla de la belleza de Atenea en los mitos, quizás porque los griegos la pusieron como un ser asexual, capaz de “superar” sus “debilidades femeninas” para volverse sabia y talentosa en la guerra (ambos considerados dominios masculinos por los griegos). Su enojo por la sentencia de Paris la hace unirse a los griegos en la batalla contra la Troya, un evento clave en el punto de inflexión de la guerra.

Secuestro de Helena

Después de un tiempo, Paris navegó hacia Grecia, donde aprovechó la hospitalidad de Menelao. Afrodita le dijo a su hijo Eros que hiriera el corazón de Helena con una flecha de amor. Una vez hecho esto, Helena se enardeció de pasión por Paris. Unos días después, el esposo de la joven, Menelao, tuvo que viajar a Creta para el funeral de su abuelo materno. Aprovechando la partida de Menelao, Paris secuestró a Helena y zarpó de Esparta. La esposa infiel se llevó la mayor parte de la propiedad con ella, pero dejó en casa a su hija de nueve años.

El secuestro de Helena por Paris fue el pretexto para la guerra de Troya. Los pueblos griegos humillados por este secuestro declararon la guerra a los troyanos. Fue Agamenón rey de Micenas y hermano de Menelao quien comandó a los griegos durante esta desastrosa guerra que duró diez años y que terminó con la caída y destrucción de la ciudad de Troya, luego la masacre y la diseminación de sus poblaciones.

Afrodita en las artes visuales

En cuanto a las estatuas de Afrodita, se encontraron en gran número por toda Grecia en la antigüedad. Sin embargo, debe hacerse una distinción entre las representaciones simbólicas más antiguas de la diosa y las imágenes, que deben su origen al arte griego desarrollado posteriormente. Por ejemplo, fue adorada en Pafos en Chipre bajo la forma de un cono o una pirámide, que fue colocada en la parte más sagrada del templo (naos).

En las imágenes reales de Afrodita se podía ver una gran diferencia entre la representación de Afrodita Urania y las imágenes de esa Afrodita, que también permanecía cerca y acompañaba la breve y transitoria belleza terrena que había otorgado a la tumba (Afrodita Epitumbidia), y la representación de la diosa del amor sensual, la belleza, el encanto y el placer.

Las primeras tienen como atributos una paloma, una manzana, una flor o un huevo y suelen estar cubiertas de ropa, las segundas, por otro lado, suelen estar total o parcialmente desnudas, llevar una cabra o una liebre y suelen llevar un espejo en la mano. Entre las estatuas antiguas más famosas de la diosa estaba su templo en Cnido, realizado por el escultor ateniense Praxíteles. Este artista fue el creador del ideal que los artistas griegos buscaban lograr en sus representaciones de Afrodita.

También se dice que una Afrodita vestida en la isla de Cos hecha por el mismo artista fue una de las obras de arte más destacadas del mundo antiguo. Otra famosa estatua de Afrodita, junto con Eros y Pan, también se atribuye a Praxíteles. De esta imagen se puede concluir que la sandalia tenía una connotación erótica en la cultura griega. Por ejemplo, las sandalias de hetairas se han encontrado con el mensaje “sígueme”.

Varias pinturas famosas de maestros griegos también representaban a la diosa. La Venus (Afrodita) Anadiomena de Apeles fue la más famosa de ellas. Como una diosa de la espuma tan encantadora que emerge de la inundación, fue retratada en la pintura que fue considerada la obra maestra del gran pintor griego Apeles. Estaba completamente desnuda y se representó el momento en que se secaba el cabello con las manos.

Los habitantes de la isla de Cos colgaron esta pintura en el templo de Asclepios; posteriormente, el emperador Augusto la llevó a Roma y, a cambio, rebajó parte de los impuestos que debían pagar los habitantes de Cos. La dejó en el templo de Divus Julius(el divinizado Julio César). Ya en la época del emperador Nerón, la pintura había sido completamente borrada y tuvo que ser reemplazada por otra obra de arte.

De las restantes estatuas de Afrodita, la más bella y famosa, la llamada Venus de Milo, fue encontrada en la isla de Melos (hoy Milo) en el año 1820. Como muestra la imagen, en esta estatua la parte superior del cuerpo está desnuda y las extremidades inferiores de las caderas están cubiertas con una túnica delgada. Dado que los brazos están perdidos, no se puede determinar con certeza qué idea tenía en mente el artista al crear esta estatua.

Después de estos, debe mencionarse en primer lugar la llamada “Venus de los Medici”, ahora en Florencia. Esta estatua fue encontrada en Roma. En el pedestal, se menciona como creador a un artista ateniense llamado Cleomenes. La época en la que vivió este artista es totalmente incierta.

La estatua probablemente no sea más antigua que la época del emperador Augusto.Otra estatua famosa es la llamada “Venus en cuclillas”. Se representa a la diosa mientras se inclina en el baño. Esta estatua se cuenta entre las imágenes más bellas y dulces de Afrodita que se han conservado.

Una de las imágenes más frecuentemente copiadas es probablemente la “Afrodita de Fréjus” o la llamada “Venus Genetrix”. La diosa se presenta aquí más como una diosa materna. Está cubierta con una ropa interior que se cierra alrededor del cuerpo, dejando solo el pecho izquierdo expuesto. Con un elegante movimiento del brazo derecho, simplemente levanta su alfombra de tela más áspera, que cae hacia atrás.

El rostro es más redondo que en esas esculturas modeladas a partir de Praxíteles; la expresión de casta modestia y dignidad femenina que el escultor ha logrado conferirle causa una impresión sorprendente. Por último, cabe mencionar una estatua de Afrodita que se encontró cerca del teatro de Arles, la antigua Arelate, la llamada Venus de Arles, ahora en el museo del Louvre en París.

Como ya se mencionó, con Afrodita se puede reconocer más claramente el origen oriental que con cualquier otra deidad griega. La diosa, que en las diversas religiones orientales era idéntica en esencia y naturaleza a la Afrodita griega, llevaba diferentes nombres en diferentes regiones, de las cuales aquí mencionamos Milita, Alilat y Astarté. Los romanos la identificaron con su Venus.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

(Visited 915 times, 1 visits today)

Deja un comentario