¿Qué es la cultura occidental? y sus características

Desde la antigua Grecia hasta nuestros días, la Cultura occidental, con los altibajos propios de su largo camino, se ha basado primordialmente en los principios de libertad, igualdad, justicia poniendo siempre como objetivo fundamental la felicidad y el bienestar del ser humano.

CULTURA OCCIDENTAL

Cultura Occidental

La cultura occidental es el entorno humano como resultado de la historia, las instituciones, las organizaciones, los estándares, las leyes, las costumbres y los valores específicos de Occidente. Entre el siglo XV y XX, la colonización, el imperialismo y la hegemonía económica de los países occidentales permitió la exportación de varios aspectos del estilo de vida occidental en todos los continentes, este fenómeno se llama la occidentalización.

La cultura occidental se basa en las ideas de la sociedad griega antigua, la cultura antigua romana y el cristianismo occidental (el catolicismo y el protestantismo), cuya síntesis se ve reforzada por los escritores de la Ilustración en el siglo XVIII.

Sus valores fundamentales son la libertad, la igualdad, la justicia, el derecho a la felicidad y al progreso. La sociedad occidental se basa en los principios del individualismo, un concepto estructurante en el que la libertad individual se considera un derecho que las instituciones deben proteger. La libertad individual estructura el sector económico, en particular mediante la libertad de realizar negocios y la protección de la propiedad privada.

En la visión occidental, las instituciones religiosas están separadas de las instituciones políticas, este principio se llama laicismo según el país en cuestión. El poder político está en manos de los individuos, llamados ciudadanos, según la herencia de la democracia ateniense, se ejerce en el marco del estado de derecho, según la herencia del derecho romano.

Las prácticas religiosas o filosóficas forman parte de las libertades individuales y el Estado es garante de la libertad de las personas para creer o no creer. De manera más general, la libertad de conciencia, que incluye la libertad de religión está garantizada por el estado y el individuo es libre de expresar sus opiniones sobre cualquier ideología religiosa, filosófica o política. Esta libertad se llama libertad de expresión.

CULTURA OCCIDENTAL

La organización familiar occidental se basa en el modelo de la familia nuclear, heredado directamente de la sociedad romana en la que la pareja monógama estaba en la base de la estructura familiar. Dependiendo del período, esta pareja monógama puede haber sido exclusivamente heterosexual (período medieval) o tanto homosexual como heterosexual (antigua Roma, período contemporáneo).

El Occidente ha estado drenando flujos de migración desde la época romana, esta situación se ha intensificado desde la década de 1960 que conducen a un aumento de la diversidad cultural. La situación de las minorías étnicas, raciales y sexuales y el estado del hombre y la mujer están en constante evolución desde mediados del siglo XX con una creciente tendencia igualitaria.

Distribución geográfica

Originaria de Europa occidental, la cultura occidental se había extendido en varios continentes por la colonización y al comienzo del siglo XXI hay un mosaico de sociedades que han adoptado partes de la cultura occidental, manteniendo al mismo tiempo profunda diferencias, especialmente en cuanto a religión, valores, costumbres y cultura.

La sociedad occidental se encuentra en antiguas colonias como Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, la mayor parte de América Latina y Sudáfrica. También se encuentra en la región de los Balcanes mezclada con sociedades ortodoxas e islámicas e influye en la sociedad japonesa.

A pesar de que Rusia ha adoptado la filosofía de la Ilustración en el siglo XVIII bajo la influencia de Pedro el Grande, el carácter occidental de la cultura de este país es objeto de controversia. La tendencia eslavófila es considerar la cultura soviética como un caso especial por razones históricas, mientras que la tendencia occidentalista sostiene que no existe una diferencia significativa entre la cultura rusa y la cultura occidental.

Las peculiaridades históricas de Rusia son su papel como motor de la Iglesia Cristiana Ortodoxa y el régimen político comunista desde la Revolución Bolchevique en 1917 hasta la caída de la URSS en 1991.

Colonización

Entre los siglos XIV y XVIII Inglaterra, España, Portugal, Francia, Bélgica, Holanda, Italia y Alemania han colonizado las distintas regiones del mundo, especialmente en América, África, Oriente Medio, Asia y Oceanía. Los colonizadores llegaron al territorio y buscaron dominar a las poblaciones indígenas, para obtener el control político, económico y cultural, a menudo por la fuerza, de manera ilegítima o engañosa. Luego, los colonizadores prohibieron las religiones indígenas, así como las costumbres y los idiomas, e impusieron los valores y costumbres occidentales.

Los colonizadores utilizaron los valores, la ciencia, la historia, la geografía y la cultura occidental como base de comparación para conocer las poblaciones de los países colonizados y su gente. Estos valores, inculcados en las escuelas, gobiernos y medios de comunicación, se convirtieron en una forma en la que los colonizados tomaron conciencia de sí mismos. Y estos valores y esta forma de ver el mundo, mucho más difícil de derrocar que a un gobierno, quedaron tras la descolonización.

En algunas regiones colonizadas del mundo anglosajón, en particular los Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, los descendientes de los colonizadores, inmigrantes y esclavos se encontraron superados en número por poblaciones indígenas, que luego fueron marginadas.

En estas sociedades donde los colonizadores trajeron su lengua, su cultura y sus leyes, la población local desarrolló sus propias estructuras económicas y políticas y desarrolló una identidad basada en la coexistencia de varias culturas y el mestizaje. Entonces esta identidad tuvo el objetivo de la obtención, a veces por la fuerza, de la independencia frente al país colonizador.

CULTURA OCCIDENTAL

Los Estados Unidos es una nación creada mediante la obtención a la fuerza de la independencia de la sociedad colonial a finales del siglo XVIII. Las sociedades coloniales de América del Sur lograron la independencia en el siglo XIX y Australia en 1901. Como resultado del proceso de colonización e independencia, hay 136 territorios colonizados en 1760, 86 en 1830, 167 en 1938 y 33 en 1995.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los países colonizadores se han centrado en sus actividades dentro de su propio país, en lugar de actividades fuera de los territorios colonizados. Al dejar de ser de capital importancia para su economía, muchos territorios colonizados fueron devueltos a la población local.

Dejadas a su suerte, las antiguas colonias, a menudo muy pobres, tuvieron que construir un gobierno fuerte y confiable mientras luchan contra la corrupción y la inestabilidad. Varios países fallaron en esta misión, resultando en una guerra civil: Camboya, Afganistán, Nigeria, Congo y Birmania

Fundamentos de la cultura occidental

La cultura occidental es materialista y hedonista, sobre todo en lo que respecta a felicidad y el bienestar personal. Sus fundamentos son la secularización, el capitalismo, el libre mercado y la modernidad. La cultura occidental enfatiza el individualismo, el liberalismo económico y margina el impacto de la religión en el estado y en la esfera pública. Partir del pasado para avanzar hacia el futuro es una dinámica central en la cultura occidental y la libertad se ve como algo a lo que todos tienen derecho.

Los valores y las instituciones políticas de la cultura occidental del siglo XXI se heredan de las ideas lanzadas por escritores del siglo XVIII. Escritores que han impulsado una sociedad democrática, liberal, laica, racional, equitativa y humanista cuyos valores fundamentales son la libertad, la igualdad, la justicia, la felicidad y el progreso.

CULTURA OCCIDENTAL

El sistema económico capitalista, se centra en la búsqueda de ganancias (acumulación de capital) y en la empresa privada, existe en Europa occidental desde el siglo XIV, la doctrina del liberalismo afirma que la libertad de el ejercicio del capitalismo permite hacerlo más eficiente.

El racionalismo otorga soberanía a los conocimientos adquiridos mediante el razonamiento, en beneficio de los dogmas y a priori. De acuerdo con los filósofos del siglo XVIII “En una sociedad racional todo parece simple, coordinado, uniforme y justo; la sociedad se basa en reglas simples y elementales extraídas de la razón y las leyes naturales”.

El humanismo es un antropocentrismo reflexivo que enfatiza lo humano y una visión del mundo en la que lo humano tiene la posibilidad de ser realizado por las únicas fuerzas de la naturaleza. En el siglo XVI el humanismo abre el camino para una renovación de los modos de conocimiento, una reforma de la educación y unas tradiciones liberadoras.

El hedonismo, por su parte, es una doctrina que enfatiza el ocio y anima a los ciudadanos a disfrutar de los placeres. El hedonismo destaca el ocio del Imperio Romano, ese privilegiado período de tiempo que tenían los ricos romanos, donde podían practicar actividades de esparcimiento, entretenimiento y desarrollo personal. En particular juegos, espectáculos, tratamientos corporales, comidas y fiestas.

La secularización es un proceso de liberación, en el que el individuo adquiere cierta autonomía frente a la religión, toma su destino en la mano y obtiene el derecho a pensar, a juzgar independientemente de los religiosos. Una sociedad secular es independiente de lo político, moral y científico y desarrolla sus propias leyes en lugar de regirse por leyes sagradas.

CULTURA OCCIDENTAL

En un régimen político democrático, el Estado, portador del poder político, es un instrumento de mediación al servicio de la población. El individuo tiene un lugar central y es a él a quien le recae la gestión de su destino individual y colectivo.

La estructura de la cultura occidental está marcada por la modernización, que implica industrialización, urbanización, mayor uso de las escuelas y los medios, crecimiento económico, movilidad, transformaciones culturales, desarrollo político y económico, movilización social, integración y transformación de las relaciones internacionales. Esta estructura fue moldeada por la reforma, las revoluciones nacionales, la revolución industrial y la guerra fría.

Modernidad

En la cultura occidental, los planes futuros son una dinámica central de la sociedad. La sociedad está orientada al control racional y determinista del entorno natural y social y cada individuo es un motor de este proceso. Ser moderno es saber que el destino de todo es acabar desactualizado.

La modernidad se asocia a la noción de progreso: del pasado para pasar al futuro, en un proceso de cambio constante. La modernidad ofrece la esperanza de progreso, civilización y emancipación y es inseparable de la nostalgia, el desarraigo, la fragmentación y la incertidumbre. Herencia de la Ilustración, la responsabilidad de avanzar hacia un futuro mejor va de la mano de la naturaleza humana considerada eterna y absoluta.

Ciertos productos culturales o tecnológicos se denominan comúnmente modernos: películas, aviones, edificios. Estos objetos, reconocidos como portadores de la modernidad, sugieren que la modernidad es más un hecho cultural que un período de la historia.

La modernización es un pilar de la cultura occidental. La Revolución Industrial no sólo dio forma, sino que aceleró la modernización en estrecha colaboración con la ideología occidental, los sistemas económicos, políticos y financieros. La globalización de la economía está marcada por una interdependencia técnico-económica que sitúa la información como el bien más preciado.

En los albores del siglo XXI, los valores del progreso nunca ha sido tan fuerte, y la perspectiva de futuro es un tema que fascina. Al mismo tiempo, están surgiendo problemas sociales y económicos como la superpoblación, el agotamiento de los recursos naturales y el deterioro del medio ambiente natural y todos tienen sus raíces en el avance de la ciencia y la tecnología.

Los seres humanos, ya sean sabios, codiciosos o violentos, se encuentran a los mandos de máquinas que aumentan sus capacidades y permiten moldear la naturaleza según sus expectativas y su imagen.

Aparecido a mediados del siglo XX, los computadores han cambiado la sociedad occidental. Estas máquinas se utilizan en empresas, círculos científicos, administración pública y muchas familias. Muchas empresas afirman haberse vuelto dependientes de estas máquinas que también se utilizan en los círculos científicos para acelerar la investigación y el progreso.

La Libertad

La libertad es un valor fuerte en la cultura occidental y la palabra se usa como lema en el discurso político y económico. En Occidente, la libertad se ve como algo natural, algo que todo ser humano busca, simplemente porque es humano.

Comparativamente, fuera de Occidente, la libertad es un valor lejos de ser deseable, frente a otros valores de mucha mayor importancia como el honor, la gloria, la piedad o la armonía con la naturaleza.Tanto es así que la palabra libertad no existe en algunos idiomas. En los idiomas de Japón y Corea, la palabra libertad se toma prestada del chino y tiene el significado peyorativo de falta de reglas y evasión.

En la cultura occidental existe un acuerdo generalizado sobre el valor de la libertad, pero muchos desacuerdos sobre su definición, que gira en torno a las libertades personales, la soberanía y los derechos civiles:

La libertad individual consiste en que cada uno puede hacer lo que quiera sin ser obstaculizado o restringido por otros siempre que se mantenga dentro de los límites en los que nadie se moleste en hacer lo mismo.

La soberanía de un pueblo o de una nación es que el pueblo puede hacer lo que sus miembros quieran, independientemente de los deseos de otras personas.

El derecho civil es la libertad de toda persona de participar en el ejercicio de la vida política de la nación. El derecho civil requiere instituciones políticas adecuadas, siendo la más común la democracia.

Democracia

Los regímenes políticos democráticos en Europa occidental se basan en una competencia de partidos políticos: comunidades que realizan acciones políticas para promover sus propios intereses. Los partidos buscan obtener el apoyo de la población que les permita reclutar miembros para la asamblea nacional, el colectivo que ejerce el poder en común con otras instituciones.

Todos los países de Europa occidental recurren a los partidos políticos como intermediarios entre el pueblo y el gobierno. Las personalidades reclutadas por los partidos, responsables de las decisiones políticas nacionales, tienen un gran impacto en la sociedad.

Incluso países pequeños como Suiza pasan por intermediarios. El régimen político de este país permite a los habitantes tomar decisiones políticas sin pasar por los partidos, sin embargo tal procedimiento es demasiado engorroso para ser utilizado para todas las decisiones gubernamentales.

En la política de masas de Europa Occidental, los partidos políticos son puestos en competencia por las opiniones secretas de cada votante por sufragio universal. Las diferencias de opinión son notadas por los votos y están en el origen de la organización política de la nación.

Economía

En las sociedades occidentales, el gobierno controla las instituciones militares, legales, administrativas, productivas y culturales, mientras que la sociedad civil está formada por comunidades privadas controladas por voluntarios y reguladas por el libre mercado: empresas, comunidades, asociaciones culturales o religiosas y medios de comunicación.

La sociedad civil depende de la economía, cuya vitalidad permite la creación de comunidades. La libertad de asociación crea vínculos entre las personas y evita la alienación y la desorganización en una sociedad propicia a la individualización, la competencia y la soledad

Los cambios en el mercado laboral han hecho posible que personas de las clases sociales más bajas adquieran bienes que antes eran propiedad exclusiva de la clase media: televisión, lavadora, aspiradora y estéreo. Los cambios también provocaron un aumento de los salarios y una reducción de la jornada laboral, lo que abrió el camino al mercado del ocio. Los productos de la cultura popular como la música, el deporte y los medios de comunicación se han convertido en objetos comerciales y han desarrollado conciertos, eventos deportivos y turismo de masas.

El símbolo más visible del cambio en la sociedad es el automóvil: antes de la Segunda Guerra Mundial, solo los ricos poseían uno, el número de coches en circulación en Europa pasó de 5 millones en 1948 a 45 millones en 1960.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

(Visited 1.199 times, 3 visits today)

Deja un comentario