Quiénes son los principales dioses del Budismo

Gautama Buddha expresó que los dioses tradicionales estaban fuera de lugar en la otra vida, esto como una perspectiva de liberación, ya que el budismo es una religión sin Dios y, por lo tanto, descubrir quiénes son los Dioses del Budismo te permite tener un conocimiento más amplio sobre esta práctica y en este artículo te lo enseñaremos.

DIOSES DEL BUDISMO

Índice de Contenido

Dioses del budismo

El panteón de los dioses del budismo está representado por diversos seres divinos a los cuales se les otorga diversos significados, formas y orígenes. Estos dioses del budismo, junto con los budas y bodhisattvas, siempre han existido como divinidades en los 6 reinos de existencia y miles de ciclos mundiales. De hecho, se crearon elaboradas estatuas de deidades budistas para venerar a los dioses del budismo, los budas y los bodhisattvas de alto nivel en el panteón budista.

En términos generales, hay varios tipos de divinidades que habitan las esferas por encima y por debajo del reino humano. Los más poderosos son los dioses del budismo a los que se les identifica como devas y brahmas; y otras divinidades como nagas, kinnaras y garudas que se pueden encontrar en el reino humano; finalmente, las deidades guardianas budistas (Dharmapala) pueden habitar en los reinos superiores pero también en el infierno.

Descripciones de los dioses del budismo

Como se mencionó anteriormente, hay diversos tipos de divinidades que habitan diversos lugares entre el mundo humano de acuerdo a esta práctica religiosa, y a continuación te detallamos cada uno de ellos:

  • Devas y Brahmas: son seres superiores que se hallan entre los cinco primeros cielos que están estructurados en capas por encima del reino humano; estos tienen la capacidad de manifestarse en forma material o inmaterial.
  • Nagas: son entidades semidivinas que se manifiestan con morfología de serpiente o apariencia humana. Los relatos de esta religión señalan, que el naga más infame “Mara” tentó al Buda mientras meditaba bajo el árbol bodhi al borde de la iluminación; los nagas están asociados con cuerpos de agua como lagos y ríos.

DIOSES DEL BUDISMO

  • Kinnaras: son criaturas legendarias mitad humano y mitad ave, estos vienen del Himalaya para ayudar a los humanos en tiempos difíciles; generalmente, están en un estado perpetuo de felicidad, por lo que es normal que siempre están bailando y cantando.
  • Garudas: los garudas son aves de grandes dimensiones que guardan cierta enemistad con los nagas, es por ello que a menudo se les representa agarrando una serpiente en sus garras; estos tienen características divinas limitadas y algunas pueden tomar forma humana si es necesario.
  • Dharmapala: este es un vocablo en sánscrito que se traduce exactamente como “Guardián del Dharma”. Estas feroces deidades guardianas budistas son las protectoras del budismo, y las destructoras de los obstáculos a la realización espiritual; sin embargo, su temible apariencia contradice sus compasivas intenciones.

Aunque son muy poderosos, los dioses del budismo no han conseguido el cumplimiento de la meta final que es: el Nirvana. Como tal, los dioses del budismo son superiores a los humanos, pero no son Budas.

Las tres joyas utilizadas por los dioses del budismo

A pesar de las diferencias en las variedades del budismo, siempre existen las mismas tres piedras angulares que se llaman las Tres Joyas. Estos son el Buda, el Dharma que es la enseñanza del Buda y la Sangha que es la comunidad que sigue la enseñanza.

DIOSES DEL BUDISMO

Así, que cuando una persona acepta la filosofía budista y quiere hacerla parte de su vida, la forma tradicional es decir “Me refugio en el Buda, me refugio en el Dharma, me refugio en la Sangha”. El Dharma, es la enseñanza de Buda que se basa en las Cuatro Nobles Verdades y esto está simbolizado por la rueda; y originalmente, la Sangha era la comunidad monástica y luego esto incluiría a todos aquellos que seguían el camino budista.

  • La primera joya es el Buda, refugiarse en el Buda no es esconderse en la seguridad de un ser poderoso, refugiarse en esta situación es más como moverse a una nueva perspectiva, a una nueva conciencia de la posibilidad dentro de todos nosotros. Al refugiarnos en el Buda, nos alineamos con la capacidad de convertirnos en un Buda nosotros mismos, para buscar la capacidad de despertar a lo que experimentó Buda; esta preciosa joya nos recuerda que debemos encontrar nuestra propia naturaleza de Buda.
  • La segunda joya es el Dharma, es el recorrido que busca la enseñanza de Buda y que finalmente conducirá al despertar. Por lo que el Dharma nos enseña la compasión por nosotros mismos y los demás a través de la comprensión de las Cuatro Nobles Verdades y nos lleva a liberarnos del miedo y la ignorancia; este camino implica abrazar las enseñanzas de Buda y aplicar esa comprensión a la vida cotidiana.
  • La tercera joya es la Sangha, que comprende a aquellos que se congregan en grupos de cualquier tamaño para estudiar, discutir, realizar la meditación con el deseo de ayudar y ser ayudados por ese grupo. Buda vio que la interacción con otros que están en el camino es esencial para la práctica, además noto que esto es algo importante para los monjes ordenados así como para los de la comunidad en general.

En la enseñanza original y en las sociedades Theravada actuales, la Sangha se refiere solo a los monjes, monjas y otros maestros ordenados. El concepto de Sangha se interpreta de manera más amplia en muchos grupos Mahayana y occidentales para incluir a todos aquellos que abrazan el Dharma como sociedad.

Los 5 preceptos del budismo

Así como las tres joyas forman el marco simple para la transmisión de la filosofía budista, los cinco preceptos son las pautas éticas esenciales para los seguidores de la filosofía. Los cinco preceptos no son un conjunto absoluto de reglas rígidas, sino que proporcionan una base práctica para una vida buena y ética que producirá el entorno adecuado en el que buscar nuestras propias verdades, estos son:

  • No matar intencionalmente a los seres vivos:  pisamos hormigas todos los días, y esto no es realmente por falta de cuidado, y dudo que sea posible evitar golpear ocasionalmente a alguna cucaracha hasta el olvido, sin embargo, la matanza premeditada de otros humanos y la matanza sin sentido de animales por deporte ciertamente no es deseable para los budistas. El objetivo principal de este precepto es desarrollar la preocupación por la seguridad y el bienestar de los demás y tener compasión por todos los seres vivos.
  • Tomar solo lo que se ha dado: esto es más amplio que no robar, ya que significa devolver artículos prestados y no aprovecharse injustamente incluso cuando todavía está dentro de las leyes del país; esto significa que debes desarrollar un sentido de juego limpio y generosidad hacia los demás.
  • La conducta sexual inapropiada, pero también puede interpretarse como no abusar de los sentidos: Como el impulso más fuerte después del instinto de supervivencia, el impulso sexual dominará nuestras vidas y causará mucho sufrimiento a menos que se dirija con sabiduría y habilidad. Vivir en exceso y, en particular, comer en exceso, también causa dolor; por lo que este precepto nos anima a contentarnos con vidas más sencillas.
  • No hablar en falso, a no mentir, calumniar, tergiversar o chismear maliciosamente: Esto nos enseña a hablar con sinceridad y amabilidad y a tener motivos positivos cuando abordamos una discusión.

DIOSES DEL BUDISMO

  • Evitar sustancias tóxicas: Esto incluye alcohol, drogas innecesarias y estimulantes como el tabaco y la cafeína; este precepto es importante para desarrollar el pensamiento racional y permitirá el desarrollo de la claridad interior necesaria para la atención plena.

Como siempre, Buda fue compasivo y pragmático y los recomendó en lugar de insistir dogmáticamente en que estos cinco preceptos eran esenciales. Pero hay un buen sentido considerable en cada precepto y al vivir con ellos todos los días, queda claro el camino para poder concentrarse en la búsqueda personal de una comprensión iluminada.

¿Cuáles son los dioses del budismo?

Originalmente en la mitología budista, como se mencionó anteriormente existen seres llamados Devas, que son seres que sienten y sufren como los humanos percibimos, en realidad tienen vida en resurrección y esto les otorga mayor conocimiento y sabiduría que cualquier individuo.

Además, se caracterizan principalmente por ser los más importantes en el camino hacia el verdadero encuentro y la meta de la filosofía budista. Sin embargo, esta tendencia interpreta que Siddhartha Gautama (Buda) es la iluminación eterna, el signo omnipresente del universo y en relación a ello él es el maestro de estos dioses del budismo a los cuales supera en enseñanza y metodología.

La totalidad de los dioses del budismo se pueden hallar fácilmente en casi todos los templos y monasterios budistas, además que estos están como figuras importantes en todas las escuelas para una fácil identificación, y suelen caracterizarse por sus formas, símbolos y orígenes dados por los seis reinos budistas y miles de ciclos mundiales, donde la mayoría se representan como deidades bajo la superficie y por encima del reino humano; estos son:

DIOSES DEL BUDISMO

Daitoku Myō-ō

A esta divinidad se le atribuye el punto cardinal del oeste y ser el Dios de la protección y la victoria, así que tiene la capacidad de dominar dragones, serpientes, así como acabar con el mal para convertirlo en bien. Su aspecto lo representan con seis: caras, piernas y brazos que empuñan espadas y lanzas, permaneciendo montado sobre una vaca blanca.

Fudō Myō-ō

Se considera como un dios guardián de la religión budista al cual se le atribuye la condición del rey de la sabiduría, ya que se encuentra entre los cuatro dioses repartidos entre los cuatro puntos cardinales; este dios es adorado en el budismo chino y japonés en donde le otorgan el nombre Acalanatha. Su representación lo muestra sosteniendo con su mano una espada de fuego y en su mano izquierda una cuerda con la que ata demonios y saca a sus aliados, sus llamas simboliza que está luchando contra el infierno.

Gōzanze Myō-ō

El simbolismo de este dios está vinculado a la justicia y la lucha contra la ira, la rabia, además de ser enemigo de la ingenuidad; esta divinidad lidera a los dioses protectores. Generalmente, es presentado con tres caras que muestran una apariencia amenazante, además tiene dos piernas y seis brazos que sostienen armas de alto nivel en cada una de sus manos.

Gundari Myō-ō

Es un dios protector muy venerado especialmente en el budismo Vajrayāna, a él se le atribuye el punto cardinal del sur el cual se personifica con tres rostros amenazantes, ocho brazos que empuñan armas y serpientes alrededor de su cuello y piernas.

Kongō-Yasha Myō-ō

Proviene del culto Shingon del budismo japonés, se venera como un dios protector que encarna la fuerza y ​​el impulso, a él se le atribuye el punto cardinal del norte y suele ser representado con tres caras de aspecto amenazante y seis brazos, asimismo en algunas imágenes se le muestra con una sola cara y cuatro brazos.

DIOSES DEL BUDISMO

Dioses Tibetanos

Están gobernados por el líder político de todos los tibetanos llamado Dalai Lama, quien es identificado como el máximo líder en espiritualidad, en muchas de las escuelas tienen diferentes categorías y varían según sus procesos espirituales. Esta práctica es dominante en todos los pueblos mongoles y tibetanos, el Dalai Lama es un maestro de muy alto nivel cuyo origen se deriva del Himalaya budista.

Contiene una participación muy apreciable, no sólo en la parte religiosa sino también en el aspecto social y económico del Tíbet, que cubre muchos temas internos en cada una de sus escuelas ya que se le otorga el título de su santidad a cada gobernante; dentro del Dalai Lama, está el conocimiento de los rituales para defender su participación como líder y poder, que es tradición y herencia.

El símbolo Lama está íntimamente ligado a las corrientes budistas más famosas de Occidente, y en 2011 la monarquía decidió brindar un liderazgo espiritual acorde a sus orígenes culturales.

Sámsara

En el budismo, el sámsara se define a menudo como el ciclo perpetuo de nacimiento, muerte y resurrección; o también puede entenderse como el mundo del sufrimiento y la insatisfacción (dukkha), lo opuesto al nirvana, que es la condición de estar libre del sufrimiento y el ciclo del renacimiento.

En términos literales, la palabra sánscrita sámsara significa “fluir” o “pasar”; este podría entenderse de igual manera como el estado de estar atado por la codicia, el odio y la ignorancia, o como un velo de ilusión que oculta la verdadera realidad. En la filosofía budista tradicional, todos estamos atrapados en el sámsara a través de una vida tras otra hasta que encontremos el despertar a través de la iluminación.

DIOSES DEL BUDISMO

Sin embargo, la mejor descripción del sámsara, y una con una concepción más moderna, puede ser la aportada por el monje y maestro Theravada Thanissaro Bhikkhu que expresa:

“En lugar de un lugar, es un proceso: la tendencia a seguir creando mundos y luego adentrarse en ellos”. Y tenga en cuenta que esta creación y movimiento no ocurre una sola vez, al nacer. Lo hacemos todo el tiempo”.

Así que no solo estamos creando mundos, sino que también nos estamos creando a nosotros mismos. Los seres somos todos procesos de fenómenos físicos y mentales. Buda enseñó que lo que consideramos nuestro yo permanente, nuestro ego, auto-conciencia y personalidad, no es fundamentalmente real; pero, este se regenera continuamente en función de condiciones y elecciones anteriores.

De momento a momento, nuestros cuerpos, sensaciones, conceptualizaciones, ideas y creencias, y la conciencia trabajan juntos para crear la ilusión de un “yo” permanente y distintivo. Además, en gran medida nuestra realidad “exterior” es una proyección de nuestra realidad “interior”; así que lo que consideramos realidad siempre se compone en gran parte de nuestras experiencias subjetivas del mundo. En cierto modo, cada uno de nosotros vive en un mundo diferente que creamos a través de nuestros pensamientos y percepciones.

Podemos pensar en el renacimiento, entonces, como algo que pasa de una vida a otra y también algo que sucede momento a momento. En el budismo, el renacimiento o la reencarnación no es la transmigración de un alma individual a un cuerpo recién nacido (como se cree en el hinduismo), sino más bien las condiciones kármicas y los efectos de la vida avanzando hacia nuevas vidas. Con este tipo de comprensión, podemos interpretar este modelo en el sentido de que “renacemos” psicológicamente muchas veces en nuestras vidas.

Asimismo, podemos pensar en los Seis Reinos como lugares en los que podemos “renacer” en cada momento. En un día, podríamos pasar por todos ellos; En este sentido más moderno, los seis reinos pueden ser considerados por estados psicológicos. El punto crítico es que vivir en el sámsara es un proceso, y eso es algo que todos estamos haciendo ahora mismo, no solo algo que haremos al comienzo de una vida futura.

DIOSES DEL BUDISMO

Reino de los Seres del Inframundo – Naraka

El infierno, el más allá, el purgatorio o el inframundo han sido vistos como lugares de preocupación, carga, tristeza, dolor, agonía y tortura, entre otros, y se ubican en el rango más bajo de todos los mundos. Pero para los budistas es completamente diferente, es un lugar donde los residentes no son prisioneros, sino que estos pasan por experiencias tremendas para deshacerse del karma negativo que han vivido a lo largo de sus vidas, por lo que pasar por este es solo algo completamente temporal, donde una vez superadas las pruebas se puede abandonar este lugar.

Reino de los Espíritus o Fantasmas – Preta

En la cultura budista existe este reino que es catalogado como el “consumismo”, donde los seres y las criaturas habitan en la miseria absoluta son principalmente egoístas, codiciosos y miserables en una bajeza absoluta, basados ​​en deseos y aspiraciones las cuales jamás podrían satisfacer.

A estos seres no les gusta comer alimentos, y aunque comen constantemente se sienten insatisfechos y mantienen las ganas de comer, en representaciones artísticas se dibujan como seres de cuellos largos, delgados y muy pálidos, que demuestran un estado de posesividad como fantasmas hambrientos.

El Reino de los Animales –  Tiryak-Yoni

Como su nombre lo indica en este reino habitan las criaturas y seres vivos que no son humanos, sino que son puramente animales, transparentes y sin inteligencia alguna, que solo actúan con conciencia de lo que hacen, pero no se sienten el hecho de que su esfuerzo sea útil para cualquiera, estos siempre van hacia adelante solo para conseguir lo que quieren.

El Reino de los Seres Humanos – Manusya

Es el lugar mental más valioso para todos los seres practicantes de la cultura budista, ya que en este reino se crean las bases para la pasión, el amor y la búsqueda de las cosas buenas, por lo que es catalogado como uno de los mejores por su capacidad y oportunidades para desarrollarse mentalmente, pero más allá de eso vale destacar que en este se producen los preciados recuerdos, principalmente aquellos que están en el reino de los dioses.

DIOSES DEL BUDISMO

El Reino de los Dioses – Devas

En este reino habitan los dioses o divinidades mortales, es un lugar completamente favorecido de alegría y felicidad donde reina el orgullo personal, además dentro de las cualidades de este lugar se hallan la fuerza y el ​​poder, como si fueran dioses o divinidades mitológicas; pero aunque estos seres sean dioses, no tienen la capacidad ni poder para ser creadores supremos o divinos porque sus cualidades de mortales.

Adicionalmente, entre sus principales características se pueden encontrar la esperanza, la victoria deseada y el ego, con ellas alcanzan el éxito con facilidad donde una vez obtenido siguen siendo encantadores, de lo contrario serían seres incompletos como los preta.

El Reino de los Semi Dioses – Asuras

Este reino está dominado por los conflictos de los militares y los celos que se generan entre los guerreros; aquellos que habitan este reino tienen una vida placentera, pero envidian a los que habitan el reino Deva por creerse seres inferiores a ellos, tal como los seres humanos observan el reino animal en el Tiryak-Yoni, en este se manifiestan los karmas como un proyecto de resurrección similar al sámsara.

Diosa protectora

Estas deidades son populares por su sentido de protección para quienes las invocan, a ellas se les llama Tārā, y están vinculadas específicamente al Budismo Tántrico donde se le considera como la madre de la liberación, que posee cualidades como la misericordia, humanidad, éxito en trabajo y aventuras.

Se resalta que esta personificación divina es una princesa llena de sabiduría la cual es muy admirada y amada, algunos indican que esta diosa budista es la Virgen María la cual es venerada por la religión católica; para los budistas estas diosas instruyen y guían al prójimo, por lo que son consideradas como de gran ayuda y colaboración para la práctica de esta cultura.

Otras diosas del budismo

Para tener un conocimiento un poco más amplio sobre otras diosas influyentes en la cultura del budismo, a continuación se te presentarán algunas de las más importantes, estas son:

Ekajati

Es la representante de la sabiduría, además de que es benefactora del bien que gana sobre el mal;  la personifican mostrando un nudo en su cabello negro, un pecho y un ojo rodeada con llamas de fuego que representan su triunfo absoluto.

Tārā Verde

Es la cónyuge del primer budista en el Tíbet Songtsen Gampo, quien se puso de pie para impartir grandes enseñanzas y métodos; esta divinidad representa la protección con el peligro y el mal, ella suele terminar todo de manera incómoda para el hombre, para quien la invoque con fe y devoción ella en cambio le otorga misericordia y curación.

Kurukulla

Esta diosa es catalogada como la responsable de la unión de las parejas; además que se le invoca y homenajea para cuando se quiere alcanzar el poder, la protección y la evolución. Esta diosa suele representarse con una tonalidad roja en su piel, cuatro brazos sostiene un arco de flores, y a su alrededor se manifiesta un aro protector azul con el que ahuyenta a los malos espíritus y deidades dañinas.

Maching Landrop

Fue la primera seguidora del Chod Mahamudra, es una mujer de personalidad religiosa fuerte y decidida, y esta fémina es la madre de los Budas de las Tres Edades.

DIOSES DEL BUDISMO

Norgyuma, Tārā amarilla

Esta hermosa diosa puede otorgar riqueza, abundancia, prosperidad y fortuna en todos los aspectos tanto a nivel espiritual como físico; así como la prosperidad del cosmos a todas las criaturas vivientes del mundo, a través de la mente y el corazón.

Mandarava

Esta diosa fue reconocida como una Dakini de la enseñanza budista India, por ser una de las compañeras de Padmasambhava, convirtiéndose en mentora de los dioses del budismo.

Marici

Usualmente, es invocada por los fieles creyentes que viajan constantemente; esta divinidad representa el amanecer de la naturaleza, además que elimina cualquier obstáculo. La personifican con tres cabezas (una roja, una blanca y una amarilla), tiene ocho brazos los cuales sostienen armas y elementos defensivos como cuerdas y lanzas, todo su cuerpo va en un trono tirado por siete cerdos.

Salgye Du Dalma

Cuando hacemos yoga, meditación o queremos tener un sueño regenerador y profundo, se invoca a esta diosa para proteger el sueño sagrado durante la noche, de esta manera se logra conseguir la tranquilidad que se necesita.

Samantabhadri

Ella es la diosa que simboliza el vacío, el comienzo de lo puro como es el color blanco, por ello la muestran totalmente desnuda como símbolo de la pureza; y en la cultura budista popularmente la conocen como “toda buena mujer”.

DIOSES DEL BUDISMO

Tārā blanca

Esta diosa está sentada en una postura de meditación donde unos de sus pies descansa sobre una pequeña flor de loto, su ojo compasivo está abierto, así como sus dos palmas; la significancia de esta representación denota protección y defensa hacia los desabastecidos otorgando además dadivas como la protección de sentimientos, el perdón y la misericordia.

Diosa Palden Lhamo

Ella es la única diosa adorada por los monjes tibetanos, ya que es considerada la santa patrona de Lhasa y el Dalai Lama, su piel es negra y azul, con cejas y bigotes iluminados con llamas, en una de sus manos sostiene una taza con parte del cerebro de su hijo (como un acto incestuoso que tuvo), se encuentra rodeada de cuerdas hechas de cabezas y en su ombligo se muestra un disco solar brillante y glamoroso.

Diosa Tsongkhapa

Es fácil reconocer y diferenciar a esta diosa entre otras de la cultura budista, por su característico sombrero amarillo conservado para los Gelugpa, sus manos en la posición de la rueca de la doctrina y la espada al costado que denota la sabiduría así como el libro sobre la flor de loto; esta diosa está profundamente documentada como una figura del budismo tibetano.

Diosa Vajrapani

Es una de las tres deidades entre los dioses del budismo que protegen al maestro Buda, ella es la diosa del poder. En su personificación, suele llevar una corona y de vestimenta la cubre una piel de tigre, en su mano derecha tiene un vajra tibetano (una especie de campana) y en la otra mano un lazo con el que ata y captura a todos los oponentes de la cultura budista, además está rodeada de llamas como símbolo de su poder sobre el mal.

Diosa de la misericordia Kwan Yin

Esta diosa es altamente venerada por ser la versión femenina de Buda entre los dioses del budismo, así que es la mujer más sagrada en la religión. Ella representa la misericordia y la piedad, así como también la fertilidad, por lo que es considerada la madre de todos y como mujer y madre, es protectora de todas las mujeres y niños. Muchos creyentes y practicantes afirman que es la reencarnación de la Santísima Virgen María en el catolicismo, estos mismos creyentes dicen que no entró al cielo, porque no pudo liberar a todos los seres humanos de sus sufrimientos.

DIOSES DEL BUDISMO

Mil brazos

Esta diosa es adorada en varias regiones con diferentes nombres y se usa para varios propósitos, como por ejemplo, en Irán y Japón se idolatra con el nombre de Kannon y representa la piedad, mientras que en los santuarios de Taiwán debe colocarse por respeto en un altar principal, en China, el Tíbet, en el Noroeste y el Sudeste Asiático ella es una de las diosas más importantes y primordiales de esta práctica religiosa.

Lo que une todas sus representaciones es el simbolismo de la piedad, el perdón y la compasión, esta divinidad también es responsable de la transformación de los Budas Shakyamuni y Maitreya, en las escuelas budistas la mantienen en todas sus enseñanzas tanto en la disciplina y como en la práctica de las actividades que conducen a la salvación con su ayuda, recordando que Buda es una persona como cualquier otra y así ellos también se tiene la oportunidad de alcanzar el nirvana.

Esotérica

A esta diosa se le se invoca cuando no hay tranquilidad, por lo que es frecuente hallarla en cualquier santuario budista así como también en cualquier altar de un hogar. Se le representa como el símbolo de una mujer normal, que lleva una corona en forma de Buda y en sus brazos sostiene artículos protectores, flores de loto y ramas de sauce.

 Dioses budistas elefantes

Existe una gran creencia y respeto hacia los elefantes en la cultura budista; por lo que estos animales sagrados simbolizan la fuerza, poder y trascendencia. Se cree que fueron los antepasados ​​cuando surgió la tierra para su desarrollo, sus cuerpos representan a la tierra y sus cuatro patas fuertes y poderosas simbolizan los cuatro elementos que llevan el peso del cosmos; asimismo, el budismo recalca que los elefantes son puramente espirituales por lo que son la esencia de la luz.

La creencia hindú dice que la maravillosa deidad con cabeza de elefante Ganesha nació después de una gran catástrofe global, concibió a su primer hijo y lo ungió con la leche sagrada de elefante con pasta de sándalo para estructurar el resto de sus hijos.

DIOSES DEL BUDISMO

Creencias sobre los elefantes budistas

A continuación, se mencionan las creencias e invocaciones que utilizan los creyentes y fieles del budismo sobre el elefante:

  • La figura de los elefantes, se utilizan para protección y buena suerte tanto en negocios como en hogares.
  • Los estudiantes pueden solicitarle protección, ayuda e iluminación durante la presentación de exámenes y evaluaciones.
  • Un elefante es el símbolo perfecto de simbiosis o intercambio de energía.
  • Este animal, aporta seguridad, prosperidad y certeza a todo lo que desee emprender.

Esta deidad es extremadamente importante, así que durante su aniversario se realizan grandes celebraciones ofreciendo abundante comida, flores y frutas como tributo a este Dios. En esta tradición, suele consumirse en grandes cantidades comida y además parte de esta es llevada a la costa del Océano Índico para ser entregadas al mar.

Según el budismo indio, más de 500 años antes de Cristo la reina Maya recibió un presagio de unos elefantes blancos, y  tras nueve meses de embarazo dio a luz a un varón que sería un gran emperador, fiel protector de todos los seres humanos.

Fue así como entonces dio a luz a Siddhartha Gautama (Buda), tal como lo habían predicho los astrólogos del rey, quien expresó que nacería un hombre que sería el emperador de la tierra y protector de los seres humanos. De hecho, es gracias a esta historia que los elefantes son tan venerados y sagrados por la cultura budista.

Dioses del budismo más importantes

En esta sección del artículo te mostraremos de forma sencilla algunos Budas a los cuales se les atribuyen diversas cualidades, figuras y reinos:

Buda Shakyamuni

El Buda original e histórico, quien vivió alrededor del año 600 a.C., este es considerado como el principal fundador de la religión budista, suele representarse con el cabello en tonalidad azul por el aura que lo rodea en todo momento, está sentado en una postura de meditación y tiene un cuenco de mendicidad sostenido por su mano izquierda, mientras que su otra mano descansa en el suelo llamando a la tierra a dar testimonio. Este Buda considera que el mundo y/o la tierra, deben actuar como testigo de su infalible camino de luz dentro de los dioses del budismo.

Buda Maitreya

Es totalmente lo opuesto al Buda anterior porque representa al Buda del futuro, es el último Buda terrenal de la cuarta y la presente era, está entrenado como el gran maestro y se supone que está a cargo de guiar a la humanidad hacia el budismo. En su representación tiene una postura sentada con los dos pies en el suelo, porque de esta manera puede estar de pie y sentarse al mismo tiempo, denotando lo que está por venir, lleva además una corona de flores entrelazadas, con un gesto de mano demostrando el Dharmachakra que en budismo significa enseñar.

Buda Avalokiteshvara

Es asombroso observar a este Buda, ya que solo sus once cabezas y mil brazos lo hacen incomparable entre otros Budas; este representa la compasión, ya que es considerado el santo patrón de los tibetanos. Es una deidad de luz, y su principal característica es que es tan piadoso que no fue al Nirvana para ayudar a los afligidos y llevarlos a la salvación. Actualmente existen más de ciento ocho (108) representaciones de este Dios Buda Avalokiteshvara, pero todas tienen una corona colocada en la última cara superior que es la más alta, lo que le da mayor notoriedad.

Buda Manjushri

Es plenamente reconocido como el Buda de la sabiduría y la literatura budista, significa un gran símbolo para los estudiantes creyentes del budismo y monjes, son ellos quienes usualmente le rezan y adoran para que les pueda dar dones de conocimiento y sabiduría. En su representación, suele llevar un texto o un libro sobre una pequeña flor de loto y la espada que corta los signos ignorantes del conocimiento cultural; generalmente, se le pide a él que otorgue memoria, conocimiento, tranquilidad y también un gran poder de interpretación literaria.

Buda Mahakala

Es uno de los defensores de esta cultura budista, este Dios del budismo se refiere a los fantasmas, demonios y entidades extrasensoriales que se han transformado en Budismo, es muy reconocido por su personificación irritable y los grandes tamaños de sus esculturas.

El Buda Mahakala se puede encontrar en representaciones de pie, tiene tres ojos y en su mano derecha lleva un cuchillo vajra con el que elimina comportamientos groseros y malos hábitos, en su mano izquierda sostiene una copa en forma de calavera, en sus manos traseras sostiene un tricornio y un sapo, está vestido con piel de tigre y su corona está formada por cinco calaveras que simboliza el odio, la codicia, la ignorancia y la envidia, en ellas elabora pociones para eliminar estos malos sentimientos.

Buda Padmasambhava

Su nacimiento y origen se dio a través de una flor de loto, también se la puede encontrar con el nombre de Guru Rinpoche y fue el responsable de fundar el Budismo Tibetano tangible. Como función principal lleva un gorro con orejeras hacia arriba, tiene barba, en su mano derecha lleva un alambre que simboliza un diamante, mientras que en su mano izquierda tiene una varita mágica con un tridente en la punta que arde en llamas.

Buda Palden Lhamo

Se diferencia de ser la única mujer con una gran jerarquía entre todos los dioses del budismo, es la guardiana y garante de todos los intereses culturales, es vista como la protectora de los religiosos que usan sombreros amarillos, especialmente en la escuela Gelugpa del Budismo Tibetano. Esta imagen se muestra montada en una mula en un mar de sangre, está rodeada de cuerdas amarillas con quince cabezas separadas, es azul y negra, muestra los pechos colgantes, en su mano tiene una copa hecha con la calavera, su bigote y cejas arden en llamas.

Buda Tsongkhapa

Es también una figura histórica documentada, por lo que es el fundador de la última de las cuatro escuelas principales del budismo tibetano: Gelug. Tsongkhapa es muy fácil de reconocer: lleva el sombrero amarillo reservado para los Gelugpa, sus manos hacen el gesto de Dharmachakra-Mudra (La Rueda Giratoria de la Doctrina), y en sus lados derecho e izquierdo podemos encontrar respectivamente, la espada ( símbolo de la sabiduría) y el libro sostenido por dos flores de loto.

Buda Vajrapani

Es el poder máximo de esta cultura antigua y mundialmente famosa, se encuentra junto a los dioses del budismo: Avalokiteshvara, que es compasión, y Manjushri, que es sabiduría; los tres son las unidades defensivas que protegen a Siddhartha Gautama (Buda), su representación está rodeada de fuego y simboliza los personajes de un Dharampal.

Este Buda lleva corona y lleva piel de tigre con la que se cubre, en su mano derecha lleva alambre y en su mano izquierda un lazo enorme para capturar a todos los enemigos y a los que se oponen a esta doctrina religiosa, enmarcando a los dioses del budismo.

¿Cómo rezar a los dioses del budismo?

Los milagros budistas son más probables cuando el devoto también lleva un estilo de vida virtuoso. Como resultado, los budistas siguen los preceptos en combinación con la oración, realizando actos de generosidad y práctica de meditación, tomando en cuenta los cinco preceptos budistas que se mencionaron anteriormente más arriba.

Además, la mayoría de los dioses del budismo tienen un mantra que los devotos recitan para ganarse su favor, mientras más recitaciones, mejor. Muchos devotos también hacen ofrendas en el altar de la deidad, como por ejemplo la comida.

Mantras

Un mantra es un vocablo, una sílaba, una frase o una oración corta que se dice una vez o se corea una y otra vez (ya sea en voz alta o en la cabeza de una persona) y que se cree que tiene un profundo efecto espiritual en la persona. Un mantra muy conocido es el mantra de Avalokiteshvara: om mani padme hum. A veces se dice que esto significa “¡Mirad! ¡La joya en el loto!”, pero esta traducción no es de mucha ayuda, motivado a que la frase no es realmente traducible debido a la riqueza de significado y simbolismo que contiene.

Es común usar cuentas de oración para marcar el número de repeticiones de un mantra. Los mantras también pueden mostrarse en una rueda de oración y repetirse girando la rueda, o escribirse en una bandera de oración, en cuyo caso la oración se repite cada vez que la bandera se mueve con el viento.

Las ruedas de oración pueden ser cosas diminutas que un budista lleva consigo u objetos enormes de hasta nueve pies de altura que se encuentran en los monasterios; estos dispositivos de oración físicos son muy comunes en las comunidades budistas tibetanas.

Estatuas de los dioses del budismo

Para los devotos, una imagen de la deidad budista es importante en alguna forma, como una escultura o una pintura; así que tener representaciones físicas de los dioses budistas ya sea en un hogar, sala de meditación o en un altar aumentará la efectividad de la práctica. Esto se debe a que las virtudes que representan las estatuas de dioses budistas pueden influir en las acciones futuras propias para mejorar y ayudar a purificar el karma.

Dato de interés sobre los dioses del budismo

Lo que la mayoría de la gente piensa que los dioses del budismo no son realmente “dioses del budismo” en absoluto (devas o brahmas). De hecho, algunos bodhisattvas son muy venerados por los devotos. Por ejemplo, bodhisattvas de alto nivel como Avalokiteshvara han hecho votos compasivos de permanecer en el ciclo del sámsara y ayudar a la vida consciente.

Un ejemplo de alto perfil sería el Dalai Lama, que los budistas tibetanos creen que es una encarnación de Avalokitesvara. Como resultado, ciertamente ha alcanzado un estatus de dios, sin embargo, el Dalai Lama no es ni un dios budista ni un Buda. De hecho, los hechos importantes de los dioses budistas revelan el verdadero nombre del dios budista: Iluminación.

Además, en las escuelas budistas más progresistas los budas y los bodhisattvas están imbuidos de poderes especiales como dioses. Una encarnación conocida como “Sambhogakaya” permite a los Budas y Bodhisattvas aparecer en cualquier momento, como cualquier cosa, en cualquier lugar. Esta encarnación de Sambhogakaya puede ser pacífica, semi-iracunda o iracunda; los atributos de esta encarnación permiten al Buda o al bodhisattva curar enfermedades, purificar el karma y prolongar la vida.

Sin embargo, estos poderes serían considerados controvertidos para los budistas conservadores; de hecho, las escuelas budistas progresistas se han alejado mucho de lo que Buda realmente enseñó.

Los dioses del budismo tienen debilidades humanas

Los dioses del budismo (devas y brahmas) y también los bodhisattvas todavía existen en el ciclo de renacimiento conocido como sámsara. Como resultado, los dioses y deidades budistas tienen las mismas debilidades que los humanos, como el deseo sexual, la vanidad y la emoción; Buda, que ha eliminado todo rastro de estas debilidades mundanas, reina supremo.

Además, los dioses y deidades del budismo todavía pueden renacer en el reino humano. Si es así, tendrían que empezar de nuevo y acumular suficiente mérito para regresar a los reinos celestiales; sin embargo, un Buda de pleno derecho ha trascendido el ciclo del renacimiento.

Origen teológico de los dioses del budismo

Las tres variaciones principales del budismo son Theravada, Mahayana y Vajrayāna (budismo tibetano). Además, las creencias y prácticas de cada denominación varían desde muy conservadoras hasta extremadamente progresistas; sin embargo, incluso el budista Theravada más conservador debe reconocer la existencia de dioses del budismo (devas y brahmas).

De hecho, la propia madre de Buda ascendió al reino celestial de Tusita después de su muerte. Además, miles de devas y brahmas asistieron al primer sermón del Buda cuando puso en marcha la “Rueda del Dharma”. La existencia de estos devas y brahmas se evidencia en las enseñanzas más venerables y originales del Buda, como el Dhammacakkappavattana Sutta y el Bhavacakra.

Enseñanzas de Buda

Las enseñanzas ortodoxas del budismo Theravada considerarían que el concepto de dioses y bodhisattvas del budismo es irrelevante con respecto a la salvación personal. Esto es muy significativo porque el Budismo Theravada (también conocido como Hinayana), es lo que el Buda original enseñó a sus discípulos. El Buda dijo:

“El propio karma es propiedad de uno”.

Buda Shakyamuni

Por lo tanto, es un asunto resuelto que su salvación está en sus propias manos y que los dioses budistas no pueden realizar milagros absolutos. La única forma de corregir el mal karma de una persona es reemplazarlo con buen karma.

Dioses budistas progresistas

Sin embargo, en el budismo Mahayana y tibetano hay una aceptación mucho mayor de los dioses budistas y sus poderes divinos; como resultado, sus devotos son mucho más comprensivos con el concepto de milagros.

Por lo tanto, los budistas Mahayana adoptarán un enfoque que ayudaría a los devotos a ayudarse a sí mismos, por así decirlo. Pero el budismo tibetano es mucho más progresista, con suficiente fe, los devotos pueden inducir milagros absolutos de los dioses tibetanos; esto incluiría la purificación del karma, la creación de riqueza, la longevidad y someter a un amante alejado o incluso a un rey a tu voluntad.

Conclusión

Como se ha observado a lo largo del artículo, los dioses del budismo representan seres poderosos, fuertes en carácter y espíritu, llenos de energía y sobre todo enseñanzas para transmitir y ser conocidos por todos los humanos, manteniendo su propia forma y modo de vida a todos los niveles. Los dioses del budismo son superiores, también son diferentes del reino humano, lo que muestra exactamente que una cosa es ser un Dios del budismo y otra es ser Siddhartha Gautama (Buda).

Al cielo solo llegan las deidades que han atravesado todo el camino final, lo que los diferencia de muchos dioses es que en su totalidad, no llegaron al Nirvana por decisión propia, y la razón es su maravillosa intención de ayudar y compartir la filosofía de vida, que se enmarca en las enseñanzas que le muestran la forma más adecuada de vivir en estos tiempos de cambio.

La verdadera ciencia de esta religión radica en sus grandes y maravillosos dioses del budismo, aquellos que por sus dones y cualidades específicas ayudan al ser humano a lograr la tranquilidad de sus ansiados sueños y metas, con esto nombraremos algunas cualidades de lo que aporta la práctica del budismo: la humildad, la paciencia, la tranquilidad, el amor, la sencillez, la fuerza interior, la impermanencia, la tolerancia, el respeto, la apreciación, el esfuerzo y sobre todo la actitud positiva.

Los dioses del budismo son los seres más completos e importantes cuando hablamos de esta religión, debido a su grandeza e importancia ante los problemas y peticiones que se les hacen, traen consigo la tranquilidad de conseguir lo que se desea, el fortalecimiento de los sentimientos y la personalidad, eliminar errores y cambiar la visión de las cosas en relación con el universo.

Hay que resaltar que el budismo no debe confundirse con el hinduismo, por lo que mostraremos las siguientes diferencias, para que pueda completar la información global de este contenido:

  • La religión del budismo tiene un fundador elemental que es Siddhartha Gautama (Buda), el hinduismo no tiene fundador.
  • Siddhartha Gautama (Buda) es el ser más elevado de los dioses del budismo, mientras que en el hinduismo las deidades más importantes son Ganesha, Vishnu, Shiva, Kali, entre muchas otras.
  • Como lugares de devoción, el budismo tiene monasterios y templos budistas, pagodas, viharas y estupas, y los hindúes sólo tienen templos.
  • Entre las prácticas más famosas del Budismo se encuentran la meditación y el Camino de las Ocho Nobles Prácticas, por otro lado, en el Hinduismo hay meditación, yoga, contemplación, jnana y ofrendas en los templos.
  • Ambos tienen escrituras sagradas, pero el budismo mantiene la palabra Pali Canon y en el hinduismo siguen las escrituras sagradas llamadas Bhagavad-guita, Mahabharata, Puranas y Ramayana.

Si te pareció interesante este artículo sobre los dioses del budismo, te invitamos a disfrutar de estos otros:

(Visited 7.785 times, 2 visits today)

Deja un comentario