Historia De La Arquitectura Mesopotámica

A Mesopotamia se le atribuye el título de una de las primeras civilizaciones que surgieron en el mundo. Esta le ha otorgado al resto de la humanidad una infinidad de aportes en relación a la ciencia y la cultura, uno de ellos fueron sus ingeniosas construcciones. Si quieres saber un poco más al respecto acerca de la historia de la Arquitectura Mesopotámica, quédate y aprende con nosotros.

ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

¿Qué es la Arquitectura Mesopotámica?

Cuando hablamos de la arquitectura mesopotámica, estamos haciendo referencia a aquellas construcciones con características comunes, desarrolladas entre los ríos Tigris y Éufrates desde el establecimiento de sus primeros habitantes en el VII milenio a. C. hasta la caída del Imperio babilónico.

Los legados y aportes que le dejaron a las civilizaciones posteriores son bastante diversos, como los mosaicos con colores brillantes, por colocar un ejemplo. Lo más emblemático de sus edificaciones eran que no poseían ninguna clase de columnas o ventanas, la luz que empleaban durante el día provenía del techo.

Los mesopotámicos solían construir sin utilizar morteros. De hecho, cuando estos consideraban que uno de sus edificios ya no era lo suficientemente seguro o, ya no cumplía con la tarea asignada, simplemente se le derribaba. Luego de ello, se le volvía a construir en el mismo sitio o también era rellenado, y se construía otro encima del anterior.

Durante muchos milenios, tal práctica dio lugar a que la gran mayoría de las ciudades que conformaban la región se encontraran situadas en las suaves y elevadas colinas que rodeaban su territorio. Para ese entonces, a estas elevaciones se le nombraron como “tells”.

Asimismo, cabe destacar que la civilización mesopotámica tenía un interés superior en la vida terrenal a diferencia de la de los muertos. Es por ello que lo más usual era que construyesen con mayor frecuencia todo tipo de templos y palacios. En cuanto a este tema, a la arquitectura civil del área se le consideraba como contemporánea.

Dicho punto, puede ser observado en sus intentos de diseño arquitectónico a lo largo del Período Protonotario. En lo que actualidad es el yacimiento arqueológico de Tell Abu Shahrein, antigua ciudad de Eridu, fue realizada la reconstrucción final de uno de sus santuarios, cuyos cimientos originales se remontan a inicios del IV milenio a.C.

ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

El templo antes mencionado, fue el encargado de anticipar las características generales de la arquitectura mesopotámica. Se le construyó con ladrillos de barro encima de un zócalo elevado, además de paredes adornadas en superficies exteriores con contrafuertes y retranqueos alternados.

En líneas generales, los pobladores mesopotámicos hicieron poco uso de materiales como la piedra y la madera, puesto que sólo podían ser obtenidos de territorios aledaños. Debido a que su suelo tendía a ser muy arcilloso y fangoso, utilizaban con muchísima más frecuencia el barro como principal material constructivo.

En un principio, eran empleados una buena cantidad de bloques o adobes de barro, en conjunto con mezclas de paja que eran montados humedecidos de manera que poco a poco se secaba la pared completa. Posteriormente, eran secados con el sol, adobe por adobe, hasta que por fin lograron inventar los ladrillos de arcilla pura colocados al horno.

Tras el paso de los años, para una mejor preservación con la humedad, sometieron a sus materiales a los procedimientos del esmaltado y el vidriado. Era bastante común que los ladrillos en los muros fuesen unidos con cal o asfalto. Además, para las cubiertas reemplazaron el célebre sistema adintelado egipcio por la bóveda formada de arcos de medio punto contiguos.

Características generales de la Arquitectura Mesopotámica

Para hablar acerca de la arquitectura mesopotámica, es sumamente importante indagar en sus características y sus principales construcciones desde las primeras aportaciones del pueblo sumerio a partir del III milenio antes de Cristo. A continuación, desarrollaremos cada una de manera puntual:

Materiales utilizados en la arquitectura mesopotámica

Para las construcciones de las casas mesopotámicas, los materiales predilectos para llevarlas a cabo eran bastante parecidos a los que son empleados en la actualidad. Consistían básicamente en ladrillos de barro, revoques y puertas de madera, los cuales eran conseguidos de forma natural en los alrededores de la ciudad.

ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

Adicional a ello, alrededor de 5 mil años atrás, los mesopotámicos fueron el primer pueblo en hacer uso del petróleo como material de construcción con la finalidad de convertirlo en asfalto. Asimismo, el pueblo sumerio empezó a usar el mortero bituminoso para sus edificaciones. En Ur, por ejemplo, a menudo los ladrillos de barro se utilizaban en conjunto con el asfalto.

Esa pegajosa sustancia negra, fue responsable de ayudar considerablemente a la preservación de estructuras como el Zigurat de Ur. En relación al alquitrán, a este se le considera como uno de los precursores en su empleo en los diversos campos de petróleo de lo que hoy en día es el sur de Irak.

Tanto la madera como la piedra, no se utilizaba en la arquitectura mesopotámica antigua. Esto se debía a que dichos materiales no solían darse en ciertas ciudades de la región al ser una zona sedimentaria. Su suelo arcilloso y fangoso propiciaba la escasez de piedra, pero los habitantes buscaron una alternativa con el adobe como material primario de sus casas.

Una buena parte de sus casas poseían una habitación central cuadrada junto a otras habitaciones anexas. En aquel entonces, existía una infinidad de variaciones en el tamaño para la creación de ellas. Los bloques de barro y paja mezclada que se colocaban en el sol a secar, duraron mucho tiempo liderando la lista de los materiales de construcción más populares del momento.

Sin embargo, llegó la invención oportuna del ladrillo (bloque de barro cocido), y se empleó para el desarrollo de sus edificios más emblemáticos, sometidos también a diversos procesos decorativos, tales como: la cocción, el esmaltado y el glaseado. Únicamente se utilizaba la madera de palma para los techos de las viviendas, por lo que sus habitaciones solían ser alargadas y cubiertas de madera.

Elementos

En primer lugar, se debe hablar sobre los elementos sostenidos, los cuales como cubierta empleaban los adintelamientos con vigas de madera. Además, por primera vez era utilizado el abovedamiento, creado a partir de ladrillos para aquellas puertas monumentales y salas que requiriesen espacios mucho más amplios.

ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

El arco que se usaba en la arquitectura sumerio mesopotámica era el más sencillo, el de medio punto, y encima de él se colocaba la bóveda de cañón y la cúpula semiesférica. La causa de ello es que el ladrillo permitía que esta clase de construcciones se realizará con mayor facilidad.

La piedra de tamaño monumental, muy popular en la arquitectura egipcia, no se prestaba para las creaciones de formas abovedadas. A raíz de esto, el empleo de arcos, bóvedas y cúpulas se ha convertido desde la antigüedad como un claro legado de las antiguas casas de arcilla pertenecientes a la prehistoria.

Con respecto a los elementos de sostén, los muros de adobe con vanos pequeños era el principal elemento para sostener los edificios. Los gruesos muros y la escasez de vanos propiciaban la instauración de ambientes interiores que preservaban el calor exterior.

Era muy raro que las columnas se incorporarán dentro de los planos, sólo muy pocas con fines ornamentales con la ayuda de ladrillos. Cada una de las edificaciones trascendentales tenían que ser obligatoriamente levantadas sobre un podio o terraza, para que así la humedad y las inundaciones de temporada no las derrumbaran.

Templos

Una vez que ya hemos hablado de los materiales y elementos de arquitectura mesopotámica, podemos pasar a sus construcciones más sobresalientes, sus templos. Al considerar la vida terrenal mucho más importante que la vida del más allá, los pobladores centraban toda su energía en los edificios de su alrededor.

Estos surgieron a partir de la creación del asentamiento urbano, y su crecimiento se dio desde compactas estructuras con apenas una sola habitación, hasta el punto de ejecutar complejos con numerosos acres. En él se usaron variadas técnicas y materiales de mayor avance, como los contrafuertes, los recesos y las medias columnas.

ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

El fin del templo era de diversas clases, se le consideraba como un centro religioso, económico e inclusive sentimental. A este se le tendía a ubicar en terrenos sagrados y próximos. Adicionalmente, se les hacía con un buen número de estancias horizontales que sólo rompían los zigurats que destacaban en vertical.

Los zigurats, una parte imprescindible de los templos, fueron desarrollados principalmente en la época neosumeria. En dicho espacio se encontraba un muy diminuto templete en el que su Dios se ponía en contacto con los humanos. Para aquel período, significaban un claro símbolo de la montaña mítica del mundo.

Por lo general, estaban constituidos por plataformas superpuestas que poseían un menor tamaño según se iba ascendiendo y alcanzaban una impresionante altura. Incluían dentro sus planos varios patios y una secuencia de salas en forma de laberinto o bien organizadas en hilera alrededor de un patio.

Los más enormes eran construidos en la parte de adentro de los espacios amurallados con otras edificaciones, justamente como los zigurats y ciertas habitaciones para peregrinos. Cada templo era utilizado para las precisiones religiosas de la divinidad predilecta del grupo social.

Usualmente, la construcción de los zigurats se daba en un número impar de plataformas, con una cantidad límite de 7. Por tal motivo, el zigurat de Marduk en Babilonia, se le ha identificado a través de los años como la bíblica Torre de Babel. Durante períodos puntuales, estas plataformas eran policromadas, y en algunas oportunidades aparecía vegetación en las zonas aledañas.

El acceso hacia su parte más alta se hacía por medio de escalinatas o rampas. Por ello, es que se les denominaba como “casas altas” o “montañas brillantes”, y de vez en cuando eran utilizados como imponentes observatorios astronómicos. El más importante de todos fue el realizado en la época neosumeria, el Zigurat de Ur.

De él sólo se conserva la parte baja, a la cual se accede mediante tres escalinatas: una en la parte del centro y las otras dos ubicadas en los laterales. Entre dichas escalinatas aún quedan terrazas en las que probablemente en un pasado hubo vegetación. Para el siglo XXI a. C., este poseía dos plataformas adicionales y estaba coronado por un templete.

A su vez, al templete se le accedía por unas nuevas escalinatas que eran básicamente una continuación de la central, luego de haber pasado por una especie de vestíbulo copulado en el que se lograban unir todas. Al igual que el templete, este disponía de entradas de arco de medio punto y remates en almena. Sus muros venían con una leve inclinación.

Palacios

Los palacios mesopotámicos tenían una estructura bastante similar a las de las casas del ciudadano promedio, pero con una notable multiplicación en relación a sus patios y estancias. Por lo tanto, en ocasiones llegaban a ser con gran rapidez un palacio-ciudad, en el que no sólo habitaba el rey, sino también toda la aristocracia y los encargados de la administración de la región.

Era común que los palacios estuviesen situados junto a los templos, y que fuesen en su totalidad amurallados con almenas y torres. Sin embargo, a causa de las numerosas invasiones a sus ciudades, los reyes y sacerdotes se veían en la obligación de abandonar sus residencias con mucha frecuencia.

Viviendas

Tras el paso de los años, han sido encontrado un sinfín de vestigios, principalmente en los sellos cilíndricos sumerios, en donde se demuestran cabañas construidas con juncos. Todos estos doblados con forma de parábola invertida con el objetivo de que funcionasen como pórticos, y sirvieran como base para atarles otros juncos rectos que los arriostran.

Dicha estructura abovedada, recubierta con esteras de juncos o barro, pese a lo que muchos piensan, sigue siendo empleada por algunas tribus árabes nómadas. Por su parte, existía otra vertiente llamada casa colmena, la cual era realizada normalmente con adobe o piedra.

CASAS COLMENA

Las célebres casas colmenas estaban conformadas por dos cuerpos, uno central circular o cónico, al que se le acompañaba con un segundo mucho más cuadrado en la parte inferior. A este tipo de estructura arquitectónica se le suma la casa patio, vivienda clásica de la civilización mesopotámica desde la época de la hegemonía de Ur.

Esta es básicamente una casa de planta dispuesta en torno a un patio. En el supuesto caso de que fuesen circulares, eran construidas a uno o ambos lados y se acondicionaron los patios al continuar las paredes de la parte exterior. De este modo se creaban muros de cerramiento del patio.

Lo más usual era que fuesen construidas en su totalidad con adobe y vigas de madera, además de una disposición de las habitaciones significativamente ortogonal. En su entrada había una especie de acceso hacia un vestíbulo que comunicaba con el patio, para que así se compartiera la planta baja con la cocina, los almacenes y, en ciertas oportunidades, con diminutas cámaras.

Tanto en la planta alta como en la última, eran encontradas las habitaciones. Muy pocas veces hallábamos también una sala mayor que hacía en ocasiones de salón. Su cubierta era transitable y plana, y en ella eran colocadas las cosechas para secarlas o tomar aire fresco.

Asimismo, los cerramientos que formaban parte de ella subían a un punto en el que creaban una especie de parapeto diseñado para impedir la caída desde la azotea. Como último, podríamos mencionar a las casas cuadradas, las cuales de igual manera contaban con un patio y eran consideradas variantes urbanas de la casa circular.

Infraestructuras

En relación a las obras de ingeniería de la civilización mesopotámica, es fundamental resaltar la antigua y extensa red de canales que una vez unieron los ríos Tigris y Éufrates y sus respectivos afluentes, pues se buscaba incrementar la prosperidad de la agricultura y la navegación del área.

RÍO TIGRIS

Los pueblos de la Antigua Mesopotamia fueron los responsables de remontar la construcción de los primeros de forma previa a la temporada del Diluvio Universal, cuando la Tierra aún era ocupada por el dios “Enki”. Además de esto, cabe destacar otras obras como lo puertos fluviales de la ciudad de Ur y los puentes que comunicaban los dos lados de la Babilonia caldea.

Si este artículo fue de tu agrado, no te vayas sin antes leer:

(Visited 418 times, 7 visits today)

Deja un comentario