Característica de la vestimenta de África

El continente Africano el sitio donde surgió la humanidad, allí se establecieron las primeras tribus de nuestros antepasados comunes, es por eso que te interesara todo lo vinculado con los trajes típicos y Vestimenta de África para niños y adultos, así como otras cosas.

 VESTIMENTA DE ÁFRICA

Vestimenta de África

Como en cada uno de los continentes, la vestimenta de África sostiene diferentes cambios según las regiones, pero especialmente según la región del continente de la que se habla. Los vestidos tradicionales africanos que se pueden encontrar en lugares aledaños al Mediterráneo deben diferir de los trajes del Cuerno de África o de toda África subsahariana.

Historia sobre la vestimenta de África

La vestimenta de África típica de cada territorio está notoriamente afectada por las condiciones climática  que tuvieron que lidiar, especialmente con el sol ardiente de las zonas ecuatoriales y desérticas.

Dado que la organización actual de los países no se corresponde con las culturas o las nacionalidades históricas de cada tribu – sino que es el resultado del período colonial europeo – en un mismo país actual se pueden ubicar varias etnias diferentes que, en consecuencia Tienen diferentes trajes típicos que identifican a cada uno de ellos.

El traje tradicional de Marruecos o Argelia tiene componentes de influencia árabe debido a su cercanía a esta región, y al hecho de compartir religión. Aunque en Marruecos, la vestimenta más autóctona es la de la tribu nómada bereber, muy ligada a su entorno desértico.

En las áreas subsaharianas, la vestimenta típica mantiene su trivialidad en lugares donde ha obtenido cierta relevancia  y es la base de la población. En otros, este origen se combina con el condicionamiento de la religión.

 VESTIMENTA DE ÁFRICA

La apariencia se vuelve más simple en términos de la variedad de materiales y telas a medida que uno viaja al sur o al este de África, pero en la mayoría de los casos esos trajes tradicionales africanos, que tienen también una función protectora, dependiendo de la región.

Se tiñen de color, algunos identificándose como el azul de los bereberes o el rojo de los masai, y en otros casos aparecen los diseños ancestrales de cada tierra. También es muy común que la vestimenta de África,  se complemente con tocados y diferentes tipos de perlas, metal o materiales naturales como la madera.

Son muchas las personas, sobre todo jóvenes estudiantes, que nos piden información sobre el “traje típico” o “traje nacional” de un determinado país africano. Por ello, creemos que es necesario presentar los criterios que se han seguido en este apartado dedicado a la confección en África.

Comprendemos que ni en África, ni en ningún otro continente, existe un único “traje tradicional o nacional”. Todos los países africanos, y la mayoría de los países del mundo, están formados por diferentes naciones o grupos étnicos con sus propias costumbres y, a menudo, con diferentes formas y estilos de vestir.

En cambio, el vestido siempre ha estado sujeto a cambios de moda, aunque ha cambiado, en ocasiones, muy lentamente. En el mismo grupo étnico, ni siquiera en el mismo pueblo y al mismo tiempo, no todo el mundo se viste de la misma manera. Aunque en todas las épocas y en todos los lugares hay características similares, la contribución personal siempre ha contado.

 VESTIMENTA DE ÁFRICA

Por tanto, en los países donde se colocó una fotografía, otros pudieron haber sido totalmente diferentes a otros pueblos y épocas.

Evolución de la vestimenta de África

Hoy vivimos habituados a los persistentes cambios de moda en el vestido, a la alternancia de formas opuestas que marca la industria de la moda.

La moda hace el vestido, a veces para adornar el cuerpo ocultándolo y otras veces, para mostrar el cuerpo con un mínimo de tela que lo resalte.

Pero lo más reciente, en muchos países del Norte, es la libertad de cada uno para elegir el estilo de vestir que desea elegir. Pero es un fenómeno reciente.

Cuando Europa intentó controlar gran parte del mundo, los europeos siguieron cánones mucho más rígidos, y la regla básica era que el cuerpo debía estar oculto, de modo que la ropa solo mostrará la cara y las manos. ya veces ni siquiera eso. Se consideraba inmoral mostrar brazos, piernas o cualquier otra parte del cuerpo, incluso en las playas.

De esta manera de pensar los europeos llegaron a África y encontraron, al sur del Sahara, que las sociedades que allí vivían tenían hábitos de vestir diametralmente opuestos a los suyos.

Ante la fuerte costumbre social de esconder el cuerpo, encontraron pueblos que no solo mostraban con orgullo el cuerpo, sino que también utilizaban todo tipo de adornos para realizarlo.

VESTIMENTA DE ÁFRICA

Pero no les sorprendió descubrir que había otras culturas en el mundo de las que reunirse y aprender cosas nuevas, sino que les sorprendió que no todo el mundo respetara su moralidad uniforme y trataron de imponer sus normas y costumbres.

Insistiendo continuamente en cambiar hábitos de vestir, los europeos trajeron sus propias modas o crearon otras nuevas (camisas de manga corta, shorts, saharianos, etc.), convirtiéndose en las formas de vestir en las ciudades europeas. , como las élites más europeizadas de África Occidental, mientras que en África del Norte, impusieron o mantuvieron el estilo de los países islamizados del Norte.

Pero también se siguen manteniendo ciertas modas autóctonas, como el bubú de los países occidentales, o el estilo yoruba, el burnus de Marruecos, la djellaba sudanesa o los kanzu y kofia de los territorios swahili.

En general, durante la década de 1930, se pueden considerar tres áreas principales desde el punto de vista de la ropa. En el sur y este de África, el estilo europeo, como vestimenta de prestigio, comenzó a reemplazar las imitaciones de los uniformes militares que hasta entonces estaban muy extendidos.

La vestimenta de África, que forma parte de la costa de Tanzania, se extiende tierra adentro hasta Malawi y Zambia, y desde Nairobi hasta Kenia, Uganda, Ruanda y Burundi. En ese momento, los estilos eran muy diferentes en el sur de África, especialmente en Angola y Mozambique.

 VESTIMENTA DE ÁFRICA

Los pantalones cortos y las camisas de manga corta o saharianas se están convirtiendo en ropa de trabajo habitual en las ciudades, mientras que en las zonas rurales se sigue manteniendo la ropa o combinación de estos y el atuendo europeo. Poco a poco, la ropa de mujer fue reemplazada por la ropa que se usaba en las misiones.

La vestimenta europea es tan ampliamente aceptada que, por ejemplo en Namibia, un estilo centroeuropeo del siglo XIX con el tiempo se convierte en una especie de vestimenta de África étnica entre los nama y los herero. La moda masculina africana no ha conservado los gustos militares como expresión de la etnia, excepto entre los Zulúes y Nguni.

Otra novedad son los amplios vestidos blancos o rojos de los pastores de las iglesias africanas, seguramente, tomando como ejemplo las imágenes impresas en la Biblia. En partes del este de África, particularmente Kenia y el sur de Sudán, el arte corporal tradicional y la falta o escasez de ropa masculina sobreviven hasta el día de hoy.

De hecho, a medida que se dispuso de nuevos medios de ornamentación, se produjeron variaciones más espectaculares del arte corporal en Kenia.

En esos años, en las costas del Oeste y la zona ecuatorial, no se aceptaban modelos europeos de vestidos de mujer, conservando el tejido, ya sea local o importado, su prestigio. Los patrones decorativos de los tejidos deben adaptarse a los gustos locales y las fábricas de telas de Europa responde a las preferencias de sus clientes africanos.

Los modelos son lanzados en las grandes ciudades por cortesanas (a menudo vestidas por importadores) y por mujeres de la élite africana. La ropa formal masculina en la costa occidental de África se ha mantenido inmune a la influencia de la ropa europea, pero la ropa en las ciudades europeas es adoptada por ejecutivos, estudiantes universitarios y empleados administrativos.

Al mismo tiempo, la vestimenta de África ecuatorial, se convierte en el vestido de la alta sociedad, pero mucho menos en la república democrática. Del Congo que de las colonias francesas. Sin embargo, el bubón ha conservado su lugar en el Sahel e incluso se ha extendido hacia el sur. De hecho, las modas europeas han penetrado aquí mucho menos que en África Oriental y Meridional.

En el norte del continente, en general, se conservan estilos y adornos corporales propios (pintura de henna). Las mujeres adoptan la ropa europea en las grandes ciudades, pero la usaban debajo del haik, o como en Marruecos, donde la ropa europea se usaba debajo de un quemador o incluso debajo de una chilaba y con zapatillas.

Los hombres, por otro lado, adoptaron vestidos de trabajo europeos, y en Egipto, la ropa europea ha sido durante mucho tiempo la vestimenta estándar de las clases sociales. En ese momento, en la década de 1930, en Egipto, el tarbush tradicional fue cuestionado.

Poco después de 1935, este tipo de sombrero fue denunciado por quienes se consideraban más progresistas, que lo veían como un signo de servilismo. Junto a esta posición, el dramaturgo Tawfiq al-Hakim lidera un contramovimiento que defiende firmemente el tarbush. Hoy, sin embargo, se ha ido, vistiendo solo unos pocos hombres de negocios de estilo conservador.

VESTIMENTA DE ÁFRICA

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, a partir de 1945, el nacionalismo utilizó la vestimenta de África como una manifestación más de sus ideas. Curiosamente, diferentes nacionalismos africanos criticaron la desnudez y el adorno de la piel incluso más que los europeos.

Critican las costumbres nacionales, a menudo de manera muy consciente como en Sierra Leona, pero al mismo tiempo crearon modas o formas que transformaron en una especie de vestimenta nacional. Nkrumah definió el estilo del vestido nacional en 1957 y lo siguieron las élites de África Occidental.

La ropa de fiesta yoruba, los tontos de Kano o Bamako se han convertido en expresiones del nacionalismo. Por lo tanto, algunas formas tradicionales de estilos de vestimenta, peinados y adornos corporales encontraron una nueva vida, especialmente cuando las nuevas élites se volvieron lo suficientemente ricas como para usar la vestimenta como un indicador de su estatus social.

Los peinados y productos de belleza europeos adoptados por mujeres eran abominables a los ojos de los nacionalistas. En la Rep. Dem. del Congo, Mobutu impuso el ábaco mediante un decreto prohibiendo el traje europeo y especialmente la corbata. El ábaco era expresión de autenticidad, símbolo de igualdad, virilidad, sencillez.

Originalmente se inspiró en la ropa maoísta. Sin embargo, con el tiempo, a medida que la diferenciación de clases se afirmaba en Kinshasa desde 1970, el ábaco volvió a expresar, a través de la calidad del tejido y el corte, un signo de estatus social.

La moda textil volvió a África ecuatorial y central, pero con estilos y patrones más elaborados que en otras épocas. Sin embargo, en África oriental y meridional, las mujeres de clase alta se opusieron a su reaparición en la ciudad. La moda europea se ha desarrollado mucho más en Nairobi que en Dakar.

En general, el nacionalismo se expresa menos a través de la ropa que por otros medios. En el norte de África, el avance más notable ha sido el intento de volver al velo de la mujer en las ciudades de Egipto como signo de la práctica de la religión. En Libia y Túnez, fueron testigos del renacimiento de un traje nacional derivado de los antiguos vestidos de los shaykhs rurales.

Por otro lado, nació una producción de ropa “típica” destinada al mercado exterior. Camisas de hombre de flores, bubones bordados, bolsos, etc. están comenzando a ser utilizados, primero por expatriados y luego, difundidos entre los afroamericanos y sus partidarios en los Estados Unidos.

Se crean empresas para producir vestidos autóctonos pero con destino de exportación en Côte d’Ivoire (Sénoufo), mientras que en Lesotho ha comenzado a producir tejidos para el mercado turístico, en Botswana tejidos estampados y tapices en Malí.

Adornos corporales

El África tradicional ha conocido una amplia variedad de estilos de ornamentación personal, ya sea por el método de transformación de apariencia física (escarificación, tatuajes, pintura corporal, peinado, …), o mediante vestimentas y joyas ( por ejemplo, la chilaba en los países del norte, los grandes collares masai, el turbante, …).

Estos estilos se utilizaron para expresar diferencias de sexo, edad, estado civil, religión, etnia, posición social o una determinada circunstancia (trabajo, fiesta, duelo, …).

Estos estilos siempre han estado sujetos a cambios de moda. Entonces, durante la primera mitad del siglo XX en Ruanda, el peinado que causó furor entre los hombres de clase alta fue una alta corona de cabello que dejaba caer rizos por los lados. A finales del siglo XX, era obligatorio que los jóvenes Kuba usaran sombreros de copa.

Hoy, mientras entre los jóvenes de muchos países del Norte, las modificaciones físicas del cuerpo (piercings, tatuajes, pendientes, …) son la última moda y símbolos de innovación, puede parecer extraño que en la época colonial, tales adornos, incluida la pintura corporal y la desnudez, se consideraban bárbaros y signos de falta de cortesía.

Esta forma de pensar, y las continuas campañas de adopción de formas y vestidos europeos, alteraron muchas de las modas y costumbres existentes en África, y provocó que los hábitos al respecto fueran poco estudiados o recogidos. A continuación se muestran algunos ejemplos de adornos corporales que se utilizan actualmente en algunas sociedades africanas.

Características de la vestimenta africana

La fibra más utilizada en la elaboración de ropa es el algodón, de esta forma se siguen utilizando las antiguas técnicas de teñido con una amplia gama de colores y los tradicionales telares de madera con carretes, obteniendo resultados como los de cualquier fábrica textil moderna.

Asimismo, la imprenta contiene un valor comunicativo y una función social, que marca momentos importantes en la vida de las personas o determina la pertenencia a un grupo o etnia.

En la cultura de África, podemos ver cómo los artesanos Hausa de Nigeria, obtienen diseños geométricos variando el color de los hilos, por otro lado, el Sénoufo de Côte d’Ivoire, teje bandas de quince centímetros de ancho, cosen juntos, luego los pintan con tintes naturales.

Asimismo, en Mali se usa el tricrómico de blanco, negro y rojo, o en Ghana se usa azul, amarillo, rojo y verde, mientras que en el resto de los países africanos del En Occidente, tienden a utilizar colores como el marfil, vainilla, tierra, ocre, dorado y negro.

Una tradición de muchas tribus africanas es el adorno personal, que va desde alterar la apariencia física con bisutería hasta tatuajes o pinturas corporales.

Ropa típica de la vestimenta africana

Dentro de esta cultura destacan ciertos atuendos característicos de la indumentaria africana, entre los cuales:

Khanga: es una pieza rectangular de tela en colores vivos, con un diseño central y otro alrededor.

Kitenge: tejido elaborado con una técnica llamada batik, que las mujeres envuelven alrededor del pecho, la cintura o la cabeza a modo de turbante, de la misma forma que se utiliza como material para la confección de vestidos.

Dashiki: un atuendo muy popular entre los hombres, que consiste en un top largo que llega hasta la parte superior del muslo, decorado con una variedad de estampados alrededor del cuello, que a menudo se usa con el típico sombrero sin alas o kufi.

Grand boubou: al ser un traje típico de los hombres del norte de África, se trata esencialmente de un conjunto compuesto por una túnica, pantalón y sombrero.

Aso-Oke: Otro atuendo femenino muy colorido, que incluye blusa, falda cruzada, bufanda y chal, de igual manera existen conjuntos para hombres.

A pesar de la gran variedad de estampados propios de cada región, la ropa africana tiene elementos comunes como el color, el brillo y la originalidad.

Máscaras Africanas Naturaleza y función de un arte tradicional

Como parte importante de la cultura, las caretas africanas generalmente se reservan para ceremonias religiosas de gratitud a los dioses. De esta forma, la persona que los usa pueden ser los espíritus ancestrales, los héroes de leyendas, las almas de los animales, o una combinación de ellos que desarrolle una conexión con el mundo espiritual.

La naturaleza de las máscaras africanas

Aunque la función principal de los gusanos africanos es transformar a sus portadores en personas poderosas, para dar vida a una criatura de una especie diferente, se utilizan en ceremonias religiosas y sociales como la agricultura, los ritos funerarios, la iniciación a la edad adulta o para honrar a la mujer.  Así, combinan características humanas y animales, como una forma de celebrar la unión entre el hombre y su entorno.

Sin duda, el material preferido para la fabricación de estas máscaras es la madera, basado en la creencia de que los árboles tienen alma, pero de la misma forma se utilizan otros elementos como el cobre, bronce, marfil o terracota, además, están pintadas con tintes naturales de insectos, tierra o sangre, y decoradas con conchas, pieles, huesos, hojas o plantas. También cuentan con una amplia variedad de tamaños y estilos según la función que realizan.

Tipos de máscaras africanas

Dentro de la cultura de este continente existen diferentes tipos de máscaras que varían con cada tribu, veamos algunas de ellas.

Kanaga de Mali :Utilizada durante la ceremonia Dogon para honrar la creación del mundo o en los ritos funerarios de la etnia Awá, esta máscara representa un ave africana del mismo nombre, de esta manera el rostro tiene forma triangular, un cono en la parte inferior del boca, y una corona que simboliza las alas extendidas del pájaro.

Fang de Camerún, Gabón y Guinea Ecuatorial :Con rasgos alargados acentuados y hendiduras que se extienden desde los ojos hasta las mejillas, esta máscara se utiliza para las funciones forenses de proteger la paz y combatir las energías malignas. Asimismo, fue fuente de inspiración para el pintor Picasso, en su obra Les Jeunes Dames d’Avignon.

Otras máscaras destacadas incluyen: Dan, Senufo, We, Baule, Kulango de Côte d’Ivoire, así como Sowie de Sierra Leona y Nigeria, Akuaba de Ghana, Andoni de Níger, Bindji de Zaire, Bamileke de Camerún, Salampasu de Congo y Pende d’Angola.

En definitiva, las caretas  africanas, además de sus funciones religiosas, sociales como: acogiendo al recién nacido, transformándolo en adulto, otorgándole sabiduría y acompañándolo en la muerte.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:
(Visited 2.010 times, 7 visits today)

Deja un comentario